Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde querés ir?
¿Te gusta Bazian?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +
¿Dónde querés ir?

Qué hacer en Bazian

14 colaboradores

5 lugares para visitar en Bazian

Pueblos en Bazian
Monumentos Históricos en Bazian
Torre y puerta de acceso Bazian
La puerta de acceso al pueblo de Bazian es una puerta de estilo medieval, construida en piedra y con una pequeña obertura para facilitar el paso de todo tipo de personas y vehículo al interior del casco histórico. Esta torre defensiva nos da paso al que probablemente sea uno de los pueblos más bonitos así como desconocidos no solo del departamento de Gers sino de todo el sur de Francia. Sin duda que este pequeño rincón es de visita obligada para empezar a transportarnos a otra época medieval donde todo era muy diferente al presente.
Iglesias en Bazian
Iglesia Bazian
En la pequeña plaza principal del pueblo de Bazian en el sur de Francia nos encontramos con su principal e única iglesia de este lugar. Un templo cristiano que acusa el paso del tiempo y la falta de uso puesto que pocos habitantes quedan en este pueblo activos para poder asistir a las misas semanales en el interior de su iglesia. Lo que destaca de la iglesia es su fachada principal donde encontramos la torre con dos pequeños ventanales uno redondo y otro alargado que facilitan el paso de la luz durante el día.
Castillos en Bazian
Castillo Bazian
En la zona trasera del recinto cerrado de Bazian nos encontramos con una joya olvidada del pasado de este pequeño pueblo, su castillo. El Castillo de Bazian en sus tiempo albergaba a una familia poderosa que se encargaba de la protección de este lugar aunque en la actualidad parte del castillo está en ruinas y otra parte del castillo se ha reformado para albergar a otra familia importante de este lugar. Lo más importante y destacable del castillo es su torre que podemos ver desde algunos rincones del pueblo.
Calles en Bazian
Calle de las Flores Bazian
Todo el casco histórico de Bazian es digno de mención por sus calles empedradas y peatonales y sus casas de madera en perfecto estado de conservación. Pero más allá de todo, existe una calle en la zona trasera del pueblo por la que probablemente no pase nadie o casi nadie más allá de sus propios habitantes. Es una calle con suelo de césped sembrado y cuidado, casas con enredaderas y florales que exhiben sus atractivos sin vergüenza y zonas ajardinadas y públicas por donde poder pasar y sentirse en uno de los rincones más bonitos y románticos de Gers.