¿Dónde querés ir?
Compartir
¿Te gusta Finisterre?
Compártelo con el mundo
Experiencia
Entrar con Google +

Cabo Finisterre

+239
No esperes para reservar las actividades

73 opiniones sobre Cabo Finisterre

Subida al Cabo Finisterre lloviendo

Tras recuperar fuerzas, seguía lloviendo. No obstante, decidimos subir hasta el faro. Sacamos las capelinas y salimos a la calle.

El cabo Finisterre está situado en en la costa atlántica de España. Hasta que Colón no demostró lo contrario, era considerado el fin del mundo (el Finis Terrae de los romanos). El origen del Camino a Finisterre es incierto, pero son mayoría los historiadores que consideran a este cabo como el auténtico término de las antiguas peregrinaciones paganas anteriores a la cristianización. Por este motivo, muchos peregrinos terminan aquí su peregrinación.

El famoso faro de está a 3 kilómetros del pueblo y se puede ir por la carretera o por un camino de montaña. Subimos al Cabo Finisterre por la carretera que lleva al faro. Salimos del pueblo por delante de la iglesia de Santa María das Areas. Tardamos unos 45 minutos en llegar al faro.

Leer más
+6

Vi al sol deshacerse y morir

Para muchos peregrinos, “El Camino” tiene como meta la Plaza do Obradoiro en Santiago de Compostela, pero termina frente al océano, en Finisterre. Esta tradición, o ceremonia del sol, se remonta a mucho antes que comenzara el culto al Apóstol, cuando intrépidos viajeros -seguramente guiados por una mezcla de fascinación y terror- hacían la ruta al ‘Finis Terrae’, a ver cómo el sol se hundía en el Atlántico. Para entender el efecto que en ellos producía, basta recordar al legionario romano Décimo Junio Bruto, quien aseguraba que en ese instante sagrado y mágico, se escuchaba un chirrido como de hierro cuando lo templan en la fragua.

Leer más
+3

"Y cualquiera que se atreva a desafiar...

"Y cualquiera que se atreva a desafiar a la naturaleza y trate de ir más allá de la línea del horizonte, caerá (porque la tierra era cuadrada)" debía repetirse en la cabeza de los aldeanos.
Cuando llegas al melancólico municipio de Fisterra (en gallego), un silencio te invade y el mar te obliga a mirar a lo lejos.
El mejor pesacado de mi vida lo he comido allí.
Los autóctonos son un tanto reservados pero todo el mundo sonríe más con un vaso de albariño.

Su nombre viene del latín "Finis terrae" y es el punto final del Camino de Santiago.
Un sin fín de leyendas de brujas, santos y piedras mágicas envuelven a Fisterra.

Leer más
+7
¿Conoces este lugar?
Ayuda a otros viajeros a descubrir con tu experiencia y tus fotos