Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde querés ir?
¿Te gusta Tánger?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué hacer en Tánger

327 colaboradores
Lo más reservado en Tánger y cerca
Civitatis
(1)
150
Civitatis
140
Civitatis
1.780

113 lugares para visitar en Tánger

Calles en Tánger
La medina de Tánger
(21)
Sin duda la medina ha sido lo que más me ha gustado de toda la ciudad de Tánger. Sus calles estrechas y zigzagueantes, las casas que la componen con sus pinturas y sus puertas arabescas, los tangerinos que viven en ella y las tiendas artesanales que allí puedes encontrar bien valen la visita a esta ciudad del norte de Marruecos. La puerta de entrada a la medina es el Gran Zoco (Place du 9 avril), desde donde se puede acceder por la calle Semmerine a través de una puerta donde normalmente hay mujeres campesinas vendiendo hortalizas que ellas mismas cultivan. Después podemos seguir por la calle as-Siaghin. Luego lo mejor es perderse por las encantadoras calles. No es una zona peligrosa, aunque a algunos occidentales se lo pueda parecer, Tánger es una ciudad segura y es muy raro que un turista sea atacado o asaltado. Eso sí, todos los tangerinos con los que hablé recomiendan que las mujeres abandonen la medina sobre las diez de la noche como muy tarde o vuelvan en taxi al hotel. El Petit Socco (Zoco Chico), es una de las zonas más famosas de la medina, donde lo más habitual es ver a los lugareños tomando té a la menta o jugando al backgammon en las terrazas de los cafés. Esta es una parada obligatoria. Siguiendo por la calle Jemaa el-Kebir o Rue de la Marine nos encontramos con la preciosa Gran Mezquita. Un poco más adelante llegamos a un mirador desde donde se puede ver el mar.
1 actividad
Cuevas en Tánger
Gruta de Hércules
(19)
Tengo que reconocer que de nuestro viaje a Tanger siempre que encontrábamos algo... era por casualidad por que si lo buscábamos, ese día no lo encontrábamos, eso seguro. Aunque en el caso de la gruta de Hérculas, fue el único sitio que acertamos a la primera (porque nos llevó un taxista, que sino, también!). Cuando llegamos lo primero que te llama la atención es el olor de los tajines que cocinan en los chiringuitos, e irremediablemente, se te hace la boca agua. Las vistas desde fuera son espectaculares, con una color azul turquesa intenso del mar salpicado por la espuma blanca que contrastan con la tonalidad albero de las piedras donde rompen las olas. Como decía, nos llevó un taxista que nos hizo la labor de guía local, por lo que fuimos directos, pero sino, no se te pasa por la cabeza, que bajando por unas escaleras está la entrada a la ruta. Como estuvimos en el mes de abril, y fuimos un martes, no había mucha gente. La entrada nos costó 10Dh (más o menos, 1€) así que invitamos al taxista :P Al entrar es curioso ver a los artesanos que venden dentro su mercancía de cerámica y mogollón de postales de la famosa apertura al mar de la gruta. El taxista nos contó que cuenta la leyenda que allí descansó Hércules antes de cumplir su 11ª misión: recoger las manzanas de oro del jardín de las Hespérides. Algo muy curioso es que si ves la apertura al mar la silueta se asemeja al continente africano volteado.
Zonas de Compras en Tánger
Bazares en la medina
(6)
Si vais a comprar en la medina de Tánger os recomiendo evitar las calles principales, y os sugiero que os adentréis en las preciosas calles adyacentes que ofrecen cosas más interesantes y auténticas dirigidas también a los propios tangerinos. En las calles principales seguramente os vayan a ofrecer artículos de poca calidad destinados a turistas despistados a precios bastante altos. Si quieres conseguir babuchas, telas o teteras a buen precio debes rebuscar y comparar precios. Además tienes que hacerte experto en el arte de regatear. Mi consejo para conseguirlo es no mostrarse demasiado excitado cuando ves alguna prenda u objeto que te gusta, y no creerte todo lo que te digan los vendedores, que normalmente tienen una capacidad de persuasión envidiable. Para hacerse una idea sobre los precios justos en artesanía las guías suelen recomendar ir al Ensemble Artisanal (Rue Belgique con Rue M´sallah), que es un centro de comercio de artesanía subvencionado por el Gobierno marroquí en el que los precios son fijos.
1 actividad
Mercados en Tánger
Gran Zoco
(23)
El Gran Zoco de Tánger (Grand Socco) es el centro comercial de la ciudad, y uno de los lugares más frecuentados por los habitantes de la ciudad y por los turistas. Es la puerta de entrada a la medina, y está presidido por la conocida plaza del Grand Socco o Place du 9 avril, que une la medina y la ciudad nueva. La mezquita Sidi Bou Abid, que fue construida en 1917, preside esta zona y tiene un minarete de azulejos policromos muy bonito. Es un placer pasear por las calles de esta zona de la ciudad, llenas de tiendas de babuchas, especias, bazares con toda clase de telas, mercados de comida con pescaderías, carnicerías y fruterías... No te puedes perder entrar en las tiendas a regatear con los tangerinos. Los productos de más fama son las especias (sobre todo el azafrán), las babuchas, las teteras, la alfarería y los dulces árabes. El ambiente es muy animado y los marroquíes te ayudarán en todo lo que necesites. Hay mucha gente en las calles hasta las once o las doce de la noche, aunque a los tangerinos a los que pregunté me recomendaron que las chicas se vuelvan a casa sobre las diez. De todas formas la ciudad me pareció muy segura y no tuve ningún problema. Otra de las cosas que no te puedes perder en el Gran Zoco es un té a la menta en una de sus casas de té. También son muy conocidos los batidos de fruta y los zumos, sobre todo el de naranja.
1 actividad
Aeropuertos en Tánger
Aeropuerto de Tánger
(2)
El aeropuerto Ibn Batouta se encuentra a medio camino entre Tánger y el pueblo de Asilah. Se trata de un aeropuerto pequeño, con los servicios básicos para el turista: oficina de cambio de moneda, un pequeño bar dentro de la zona de embarque, y un café-bar fuera que sirve bocadillos en la azotea. Lo mejor es traerse euros de España y cambiarlos aquí por dirhams. Si se te acaban en medio de tu viaje siempre puedes acudir a un banco en la ciudad, a otra oficina de cambio de moneda o a un cajero, donde te saldrá solo un poco más caro. Los europeos no tenemos que llevar visado para entrar en Marruecos, simplemente basta con llevar el pasaporte en regla. Desde Madrid puedes volar a Tánger con Iberia o Easyjet (esta es la compañía con la que yo viajé, te sale por unos 30 ó 40 euros, depende la antelación y los días). Desde Barcelona opera Clickair, aunque creo que en invierno reduce los vuelos. Para desplazarte de este aeropuerto a la ciudad de Tánger debes coger un taxi de los llamados Grand Taxi, que son de color crema, y pactar un precio antes de salir. Negocia con el taxista para que te lleve por cien dirhams, que es el precio que se suele pactar, aunque algunos te querrán llevar por 150. Está prevista la inauguración de las obras de ampliación del aeropuerto, debido al aumento del tráfico internacional.
Plazas en Tánger
Petit Socco
(10)
El Zoco Chico, Pequeño Zoco o Petit Socco es una pequeña plaza situada en la medina de Tánger. Se llega a ella directamente desde la plaza del Gran Zoco por la rue Semmanne y después la rue Siaghine. Se trata de un lugar magnífico para pasar el rato tomando té y observando la forma de vida y las costumbres de los habitantes de esta hechizante ciudad. El Zoco Chico está rodeado de hoteles, restaurantes y cafés. Es una plaza mítica de la ciudad cargada de leyenda, ya que se cuenta que aquí se sentaban los escritores y artistas como William S. Borroughs, Allen Ginsberg o Camille Saint-Saëns para encontrar inspiración. Os recomiendo tomar un té a la menta en una de las terrazas de la plaza. Esto no os lo podéis perder. Además es muy interesante ver cómo los hombres mayores juegan al backgammon charlan entre ellos y beben té. Cualquiera de los cafés de la plaza está bien (Tingis, Falafel Capuchino...), pero os recomiendo el Central.
Puertos en Tánger
Puerto de Tánger
(12)
El Puerto de Tánger es uno de los puntos clave de comunicación entre España y Marruecos por vía marítima. Hay trayectos desde Algeciras (una hora y media), Tarifa (35 minutos) e incluso desde Barcelona (28 horas). Se trata del principal puerto marítimo de Marruecos ya que su posición estratégica entre el Atlántico y el Mediterráneo le concede una posición privilegiada. Es el primer puerto del país por tráfico y pasajeros. A la salida del puerto hay numerosos buscavidas que intentan recibir una propina por buscarte un taxi o informarte de cómo llegar a la medina o a tu hotel. En general son inofensivos. El mejor método para sortearlos es cogiendo un taxi. Si vas al centro de la ciudad: medina o centro debes coger un taxi azul, que son pequeños y tienen taxímetro. No suelen costar más de un euro y medio o 2 euros en general. Si vas a las afueras o a un pueblo de los alrededores debes coger uno de los taxis grandes, los color crema, que no tienen taxímetro, por lo que debes negociar el precio antes de subirte.
1 actividad
De interés turístico en Tánger
Cerámica marroquí
(7)
La cerámica es uno de los productos típicos de Tánger y todo Marruecos. La que está pintada de blanco y azul suele ser la típica de Fez. En Tánger la puedes encontrar de todos tipos: desde sin pintar hasta de cualquiera de los tonos que desees. Las diferentes regiones del país tienen su propios tonos: por ejemplo la cerámica de la ciudad de Mequínez suele ser verde, en Salé (uno de los sitios más famosos) es amarilla...etc. La pieza estrella es el tajín: sencillos cuencos de terracota con una tapa puntiaguda para cocinar al horno o en cocinas eléctricas o de gas. Suelen costar menos de 10 euros. Si está decorado valdrá entre 15 y 36, dependiendo también del tamaño. También existen las antigüedades, aunque en este campo es recomendable entender del tema para que no te timen. También hay platos (los más grandes y elaborados pueden costar 50 euros), zuecos, huchas, fruteros, vasijas, portavelas, macetas, saleros...
De interés cultural en Tánger
La Kasbah
(6)
La imponente silueta del Dar el Makhzen domina la casbah de Tánger. Este antiguo palacio del gobernador, construido en el siglo XVII, se alza alrededor de un espléndido patio adornado con porcelanas esmaltadas. El Museo de Las Artes Marroquíes está alojado en los aposentos principescos, que hacen honor a su nombre con sus techos de madera pintada, sus escayolas esculpidas, sus mosaicos... Su jardín andalusí es un remanso de paz y fragancias que evoca escenas de las mil y una noches. En su detrimento hay que citar la falta de conservación de algunos de sus rincones y que sería maravilloso que en un futuro no lejano se pudiese gozar de su completa restauración.
1 actividad
Reservas Naturales en Tánger
Cabo Espartel
(3)
El Cabo Espartel (Cap Spartel) está situado a 14 kilómetros al oeste de Tánger, el extremo noroccidental de la costa de África. Recomiendo ir desde Tánger en un grand taxi (los taxis de color crema). Si tienes tiempo la mejor opción es visitarlo de camino al pueblo costero de Asilah y las Grutas de Hércules, ya que merece la pena y no te llevará más de una tarde o una mañana. Este cabo es especial porque en él se juntan las aguas del mar Mediterráneo y las del océano Atlántico y tiene unas vistas maravillosas, al lado del faro, al que se puede subir a sacar fotos cuando se encuentra allí el farero. El trayecto desde Tánger hasta este cabo es muy bonito, con playas y bosques donde los aficionados a la ornitología podrán disfrutar de las bandas de aves migratorias que se dirigen a Europa o que vuelven a África desde allí. La playa que rodea a este cabo se llama Plage Robinson, y puedes tomarte un aperitivo en ella, ya que hay varias terrazas y una marisquería. Es uno de los dos cabos cercanos a Tánger. El otro es el Cabo Malabata.
Museos en Tánger
Museo de la Kasbah
(6)
También conocido como Museo Dar el-Makhzen, el Museo de la Kasbah se encuentra situado en la zona más elevada de Tánger, en la medina. Se entra por la plaza du Mechoir, donde también hay un magnífico mirador desde donde se ve un espectacular paisaje del estrecho de Gibraltar con España al fondo. El museo está en lo que era antiguamente el palacio del sultán y recoge una interesante colección de arte marroquí que recorre la historia de Tánger hasta nuestros días. El palacio fue construido por Mulay Ismail en el siglo XVII y posteriormente fue ampliado varias veces. Nada más entrar, después de un hall hay un patio árabe muy bonito decorado con los típicos azulejos pintados y los arcos árabes. Un poco más adelante hay un patio mayor, alrededor del que están dispuestas todas las habitaciones del edificio. Este patio tiene una fuente central y quince columnas con molduras de yeso sobre un suelo cubierto de azulejos árabes. En las salas de exposición hay numerosas obras de artesanía marroquí: cuero, alfombras, armas, joyas y cerámica... y se explican en grandes paneles las diferentes épocas a las que pertenecen (ocupación portuguesa, la época de las grandes dinastías...). También hay una colección de arqueología y un gran mosaico romano muy bien cuidado que se llama La Navegación de Venus. El museo tiene un jardín muy bonito. Normalmente está cerrado, si quieres verlo tendrás que pedir al guardia que te lo abra.
1 actividad
Tiendas en Tánger
Perfumería Madini
(13)
En pleno Boulevard Pasteur (centro de la parte nueva de Tánger), se encuentra la perfumería más famosa de la ciudad. Casi siempre atestada de gente (turistas y tangerinos), esta tienda llena de recipientes de todos los tamaños, con todo tipo de aromas y esencias, tiene una sorprendente carta de imitación de perfumes famosos y de aromas “de toda la vida” como aroma de rosas, canela o menta. Pertenece a la familia Madini, que lleva catorce generaciones destilando aceites esenciales. Su lema es que pueden reproducir cualquier fragancia. Cualquier perfume que se te pase por la cabeza puedes conseguirlo a mucho menos precio que el original en esta tienda. Algunas imitaciones son más fieles que otras, pero vale la pena echar un vistazo. En el escaparate también se exhiben perfumeras y útiles propios del oficio.
Mercados en Tánger
Mercado de pescado
(5)
Como prolongación del Gran Zoco hay diversos mercados cubiertos de todo tipo de productos, pero sólo hay uno de pescado. Se trata de un espacio cubierto con toldos de plástico donde la gente se mezcla y regatea entre cajas de pescado típico del Mediterráneo. Los pescaderos tienen unas básculas antiguas donde pesan el pescado como se hacía hace cuarenta años en España. En la zona de atrás de este mercado también se pueden comprar algunas verduras y enfrente están las mujeres rifeñas vendiendo sus productos naturales cultivados por ellas mismas.
De interés turístico en Tánger
Rifeñas
(2)
Cuando llegas a Tánger y paseas por sus calles, una de las cosas que más te llaman la atención son las mujeres con unos gorros de paja adornados con borlas de color oscuro y una ropa diferente al resto de la gente que vive en la ciudad. Preguntando a los tangerinos me contaron que son mujeres rifeñas: campesinas que vienen de los alrededores de Tánger a vender verduras, hortalizas y frutas que ellas mismas cultivan. Mención especial merece el exquisito queso de cabra que también venden en las calles de la ciudad. La mayoría están en la medina, sobre todo al sur del Gran Zoco en algunos de los mercados cubiertos que hay, pero también en otras zonas de toda la parte antigua. Por cierto, un consejo: cuidado al fotografiarlas, lo mejor es pedirles permiso (generalmente te lo denegarán) o hacerlo con la máxima discreción.
Tiendas en Tánger
Fábrica de muebles árabes
(2)
En la Rue Dar Baroud, muy cerca del Hotel Continental, en la medina de Tánger, hay una pequeña fábrica de muebles artesanales marroquíes que visitan los tangerinos o los turistas interesados en llevarse de Tánger un recuerdo hecho a mano con los materiales de esta zona del país. En el interior puedes ver cómo trabajan los materiales artesanalmente: cerámica, hierro, cobre, madera… y los pintan con los colores del Corán como el verde, el amarillo o el azul. Los muebles que más se venden son las mesas para el té o para adornar los numerosos patios interiores que forman parte de la arquitectura marroquí. También tienen numerosas fuentes de todos los tamaños, también necesarias para el adorno de patios y casas.
Mercados en Tánger
Mercado de comida en el Gran Zoco
(2)
Al lado de la plaza del 9 de abril, en plena medina de Tánger, nos encontramos con este mercado cubierto que forma parte del Gran Zoco, el mercado más importante de Tánger. Es muy interesante visitarlo y observar las costumbres de los marroquíes. Los puestos son numerosísimos y en ellos se venden pollos, carne de ternera, cordero, una gran variedad de verduras y frutas baratísimas (un kilo de tomates vale alrededor de diez céntimos y uno de fresas como 20). Otra de las especialidades de este mercado son las especias: clavo, pimienta negra o blanca, curry, comino, canela... todo a muy buenos precios. También el té verde que tanto les gusta a los marroquíes se vende aquí. El mejor, según nos indicaron varias personas, es el de la marca La Menara. Los pasteles típicos árabes también tienen su lugar en este mercado, así como los puestos de aceitunas, guindillas y aceite. En algunos lugares de este mercado hay señoras mayores vestidas de forma ligeramente difrente a las mujeres de Tánger, con un sombrero muy peculiar adornado con tiras de color oscuro. Se trata de mujeres campesinas que vienen de fuera de la ciudad para vender los productos que ellas mismas cultivan en sus tierras.
Calles en Tánger
Boulevard Pasteur
(1)
El Boulevard Pasteur es uno de los puntos clave de la zona nueva de Tánger, y una calle muy importante para orientarse en esta zigzagueante ciudad. Se llega a él desde el Gran Zoco subiendo por la Rue de la Liberté y llegando a la Place de France. Esta zona de la ciudad todavía conserva algo de la elegancia y el glamour que hicieron famosa a Tánger en los años 30. Es un lugar muy frecuentado por los lugareños para tomar el inevitable té (al que ellos llaman con humor “el vino marroquí”), pasear o simplemente tomar café. La arquitectura de la zona está muy influenciada por la occidental, sobre todo por la de las ciudades francesas mediterráneas. Es muy interesante ver que las mujeres visten más a la forma occidental en esta zona de la ciudad. Algunos de los locales más populares de esta calle son Dolcy´s Café, con una decoración bastante moderna y una gran terraza y La Giralda, donde puedes desayunar por un euro aislado de los ruidos del gran boulevard y entre una decoración bastante elegante.
Tiendas en Tánger
Princess Caftan
(4)
Esta tienda de la Rue de la Liberté, entre el Gran Zoco y el Boulevard Pasteur (ya en la zona nueva de Tánger), está especializada en caftanes, que es una prenda de vestir típicamente árabe que forma parte de la vida diaria de todos los marroquíes. Un caftán es una prenda que cubre desde el cuello hasta la mitad de la pierna. No tiene cuello y es abierta por delante. Son de manga corta y los hay para hombres y mujeres. Pues bien, si quieres comprarte un caftán de recuerdo esta es la tienda adecuada. Aquí los tienen de todos los tamaños y colores: para niños, señoras, hombres, jóvenes.... con bordados, lisos, de rayas... Además también tienen chilabas (son prendas largas que a veces llevan capucha), pañuelos, gorros típicos y collares.

Lugares turísticos de Tánger

Situado a las puertas de la Medina, el Gran Zoco es uno de los lugares que ver en Tánger más visitados. Aromas de especias, fruta fresca, dulces o productos artesanales como alfombras y juegos de té se entremezclan en un laberinto de callejuelas que hay en Tánger y que encierran toda la esencia de Marruecos.

Ya en el interior de la medina, el Zoco Chico, la Gran Mezquita de Tánger, la Alcazaba y el Palacio de los Sultanes o la Legación Americana son otros sitios que ver en Tánger imprescindibles. Al oeste del centro de la ciudad se levanta el barrio de Montagne, uno de los más elegantes que visitar en Tánger.

El cabo Espartel y el mirador Perdicaris son otras de las cosas que ver en Tánger de visita obligada. Se suelen organizar excursiones desde la ciudad que incluyen también las grutas de Hércules y el pueblo costero de Asilah.

Navega entre las experiencias compartidas por los usuarios de minube y encuentra muchas más cosas que hacer en Tánger. No te olvides de las playas de Tánger, otro de los atractivos de la ciudad. Las playas de la costa del estrecho de Gibraltar son más tranquilas y cálidas mientras que las de la costa atlántica son más frías y de oleaje más fuerte.