MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde querés ir?
¿Te gusta Montblanc?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué hacer en Montblanc

174 colaboradores
Iglesias en Montblanc
Iglesia de Santa María
(4)
Iglesias en Montblanc
Iglesia de Sant Francesc
Iglesias en Montblanc
Iglesia de Sant Miquel
(3)
Iglesias en Montblanc
Iglesia hospital de San Marzal
Iglesias en Montblanc
Ermita de Sant Josep

60 lugares para visitar en Montblanc

Pueblos en Montblanc
Montblanc
(18)
Es la capital de la zona de la Conca de Barberá. Sus murallas medievales están perfectamente conservadas y, es curioso, algunas de las torres que existen en todo su perímetro están habilitadas como viviendas. En la puerta de San Jorge hay una inscripción en la que dice que allí libró la batalla San Jordi con el dragón en presencia de la princesa. La zona antigua de la ciudad también está muy bien conservada y en la Plaza Mayor existen unas medidas para cuantificar el grano esculpidas en piedra. Se echaba el grano por su parte superior hasta llenar la medida y luego se abría la compuerta inferior para llenar los sacos. La imagen de la Virgen de la Serra es una preciosidad y está realizada en alabastro prolicromado. La calle de los Judíos también es muy curiosa porque nos transporta a los años en que estos singulares habitantes ejercían sus actividades en esta ciudad.
De interés cultural en Montblanc
Casco Medieval
(16)
Adentrarse en Montblanc es descubrir un mundo medieval, donde las calles y casas del casco antiguo emanan un aire de antigüedad que te transporta a siglos pasados de señores feudales, caballeros y campesinos y donde el escritor Joan Amades situó la leyenda más conocida de Catalunya, La leyenda de Sant Jordi. Para vistar Montblanc, la capital de la comarca La Conca de Barberà, yo recomiendo que, primeramente, os dirijáis a l'Oficina de Turisme, situada en la antigua Iglesia de Sant Francesc (primer monumento que visitareis) y pidáis un mapa.También podéis apuntaros a visitas guiadas si os gusta más esta opción (previo pago claro está). Una vez tengáis el mapa ya podréis perderos sin problemas por el mundo medieval de Montblanc. Yo recomiendo que recorráis la Calle Mayor hasta la Plaza Mayor, visitéis la iglesia de Santa María la Mayor, que posee una fachada de estilo barroco increíble y en el interior podréis ver unos de los órganos barrocos más importantes de Cataluña, subáis al Pla de Santa Bárbara que os darán unas vistas de toda la muralla y de la Iglesia de Santa Maria la Mayor que no os podéis perder. El Baluard de Santa Anna os dará una bonita visión de la muralla por el exterior. El trozo de Muralla de Sant Jordi hasta la Torre Portal de Sant Jordi, aquí escenificó la leyenda de Sant Jordi el escritor Joan Amades y encontrareis una losa con la explicación de la leyenda de Sant Jordi (en catalán) dentro de la Torre Portal. Estos son los monumentos/lugares que más me gustaron pero todo el casco antiguo en si merece la pena ser descubierto. Perderse por sus calles, por iglesias más pequeñas como la de Sant Miquel o Sant Marçal, por las torres con sus entradas como la Torre Portal de Bové o la Torre dels Cinc Cantons os darán una idea de la arquitectura de la época y os transportará al siglo de los caballeros y los nobles.
Iglesias en Montblanc
Iglesia de Santa María
(4)
Como gran villa fortificada que fue sigue siendo, Montblanc cuenta con numerosos monumentos arquitectónicos civiles, religiosos e incluso militares para alargar nuestra visita y que no sea un mero paseo, una mirada rápida antes de seguir nuestro camino. Uno de ellos es la maravillosa iglesia de Santa María y el espacio que la rodea. Situada en uno de los puntos más elevados del casco antiguo medieval, ocupa el lugar de una anterior iglesia de estilo medieval, a la que sustituyó por razones de espacio y nuevos aires en el siglo XV. Al parecer la explosión demográfica que tuvo lugar en la zona hizo que la pequeña iglesia del románico que ocupaba el actual terreno fuera demolida y en su lugar se levantara esta obra maestra del gótico catalán. Así, a primera vista parece que todo fue sobre ruedas, pero nada más lejos de la realidad, ya que la gran epidemia de Peste Negra que asoló Europa también llegó aquí y terminó no sólo con las vidas de la mayoría de los habitantes de Montblanc, sino también produjo una crisis económica nunca antes vista. Por ello, la iglesia que se había ido levantando por tramos quedó sin acabar. Pero no acaban aquí las vicisitudes del templo, que también fue víctima de la Guerra de los Segadors, cuya furia destruyó totalmente la fachada gótica que la embellecía y que tuvo que ser sustituida por una barroca. Aún así el exterior de la iglesia es realmente imponente, y deliciosa la pequeña plazoleta que se abre frente a la puerta principal, que está en un costado, con un crucero de elegante factura y una escalera que desciende hasta las calles aledañas. Por dentro, la sensación de altura es mucho mayor, potenciada por tener una sola nave y enormes techos, sustentados por paredes y capillas lisos, sin ningún tipo de ornamentación. Paseando por el interior encontramos joyas como la Virgen del Cor, el retablo de Sant Bernat y San Bernabé y cubierta por losas de cristal, los restos de la excavaciones que dejan ver el antiguo templo románico. Antes de irnos, miremos hacia arriba, ya que en lo mas alto del campanario se encuentra la campana más grande de toda la Archidiócesis de Tarragona, llamada Seny Gros.
Iglesias en Montblanc
Iglesia de Sant Francesc
Esta pequeña iglesia, localizada fuera del núcleo amurallado de Montblanc, es y fue mucho más que un templo. Desde siempre ha tenido vocación docente, ganas de enseñar e instruir. Hoy lo hace con su centro de información turística y centro de interpretación, y en el pasado como lugar de instrucción filosófica y artes varias con los monjes franciscanos como enseñantes. Su importancia fue significativa, llegando a alojar a importantes pensadores, eminentes doctores y gran cantidad de personajes y personajillos renombrados de la época. Desgraciadamente vinieron los malos tiempos, y con ellos la Desamortización. Los monjes fueron expulsados y el edificio cayó en el olvido y el abandono; el claustro fue derruido hasta los cimientos junto con otras dependencias de las que no queda ni el recuerdo. Afortunadamente los bárbaros dejaron en pie la iglesia aunque se encargaron de desacralizarla y convertirla en una fabrica de vinos y aguardientes. Tuvo que llegar el siglo XX para recordar la importancia que tuvo el edificio para la villa y con ello proceder a su rehabilitación con el fin de celebrar exposiciones, conciertos y otros actos, es decir volver a darle un poco de esa vida que nunca debió perder.
Exposiciones en Montblanc
Clickania
(3)
Clickània es un festival de Clicks de Playmobil que se celebra cada año en el pueblo de Montblanc. El festival se hace en el interior de la Iglesia de Sant Francesc e instalan varios escenarios temáticos al que no le falta detalle. Una isla pirata; una batalla medieval con los ejércitos enfangados en el barro; una ciudad de principios de siglo; o el que más me gustó, la recreación del propio pueblo de Montblanc, con su muralla e incluso el pequeño monte que hay dentro de las murallas. Para los seriéfilos, también montaron uno de The Walking Dead. Pero no sólo había escenarios, sino también varios puestos vendiendo cajas de Playmobil, así cómo piezas sueltas, a los que van los coleccionistas a la caza de alguna pieza que les falte. Además, Clickània también se vive en el resto del pueblo, en el que las tiendas y los locales montan sus propios escenarios en los escaparates para que los más pequeños los encuentren y tachen de una lista. Nos os voy a engañar, a mi me parecía un festival sólo para los más peques, pero tuve que comerme mis palabras. Los escenarios están muy “currados” y por mucho que lo evites, te entrarán ganas de sacar del trastero tus antiguos cliks.
Plazas en Montblanc
Plaza Mayor
(2)
Paseando por Montblanc no podemos dejar de admirar su bonita plaza porticada formada por arcos de medio punto y realizada en piedra, en la que destacan muchos edificios y algunas curiosidades como las que adjunto en fotos. Pertenece al conjunto del casco histórico de la ciudad que merece la pena recorrer con calma y disfrutando de los detalles. Poco nos costará dejar volar la imaginación y pensar como debía ser la vida en épocas anteriores.
De interés turístico en Montblanc
Semana Mediaval de la Leyenda de Sant Jordi
(9)
Llevo diez años viviendo en Cataluña y casi los mismos detràs de poder disfrutar de una de las fiestas más auténticas, con más solera e increíbles que existen en esta tierra: la fiesta mediaval en honor a Sant Jordi, que le dicen semana, pero que dura casi quince días ;-). Aprovechando mi viaje a Madrid, he decidido hacer un alto en el camino (ya que me coge de paso) e inmiscuirme en la preciosa villa mediaval de Montblanc. Tengo que dar mi enhorabuena a la organización, ya que tienen todo calculado desde que accedes a las entradas de la ciudad. Se puede llegar perfectamente en tren, ya que la estación se encuentra a menos de cinco minutos del centro histórico (muy recomendable por comodidad, por precio, par poder beber y degustar los vinos y cavas, etc). Yo llegué en coche ya que iba rumbo a la capi. Los alrededores están dispuestos como parking provisionales, con vigilancia. También preparan una zona de acampada libre acotada para quien prefiera esta opción. Es, sin dudarlo, la mejor fiesta de carácter mediaval a la que he venido. El toque lo da la propia ciudad, ya que nos encontramos ante uno de los recintos mediavales amurallados más completos y mejor conservados de Cataluña y de España, diría yo. La fiesta no se hace sólo en un lugar, sino que todo el casco antiguo y las murallas se transforman y te hacen retroceder en el tiempo. Las tiendas se visten de medievo, sus propietarios, los vecinos, los foraneos, todo recuerda a las viejas peliculas de caballeros andantes, y como colofón, la historia de Sant Jordi, leyenda de caballeros, princesas y dragones. Reservar vuestra agenda, porque esta fiesta no hay que perdérsela. Quizás, como digo en el título, sea una de las fiestas mediavales más auténtics del mundo, y no exagero!, ya que he podido disfrutar de unas cuantas!!. No os preocupeís por el hambre, o por beber, ya que a lo largo de todo el recinto amurallado encontrareís puestos donde disfrutar de la gastronomía y de los caldos de la zona, así como de orfebreria, artículos de regalo, etc.., todo, eso si, con su toque mediaval. Sin dudarlo, a mi saco de rincones favoritos ;-)
Zonas de Compras en Montblanc
Pastisseria Viñas
(4)
Visitando Montblanc y caminado por sus calles, admirando la reconstrucción de sus murallas, conociendo poco a poco la historia y leyendas del lugar, allí nomás, cerquita y a la vista de quien quieras verla estaba la atractiva vidriera de esta pastelería inaugurada en 1826 la que, sin ser golosa para nada, llamó poderosamente mi atención. Como iba acompañada de un sobrino y el sí se comía con los ojos todo lo que había, entramos, nos recibió un elegante paje de cuentos de Andersen que tenía en su mano una bandeja con un gran membrillo y mientras Javier elegía que llevar de regreso a su casa en la que yo paraba, pedí autorización para sacar unas fotos y les puedo asegurar que nos sabía qué mirar. De todo como en botica, en canastos o en cajas, en estantes o vitrinas jugaban con los colores y las formas más diversas, había panecillos de piñones, arrollados de crema con frutas varias: frutillas, cerezas, grosellas, kiwis, uvas y duraznos adornados con pequeñas flores de pasta de almendras (fue lo que llevé), higos acaramelados, crocantes de fruta, de nueces, de coco, pasteles de toronja, chocolates con el 85% de cacao, otros también con coco, turrones de almendra y chocolate, pasteles, tiramisú, dulce de membrillo, vinos, cavas, champagne, licores, en fin todo prohibido para diabéticos, menos mal que ninguno lo éramos. Visitar el lugar y comprar aunque más no sea un bombón, es algo que no se pueden perder si pasan por allí.
De interés turístico en Montblanc
Muralla de Montblanc y degustación
(2)
Las murallas de Montblanc son uno de los mejores atractivos de está ciudad y más ahora que las han restaurado hasta el punto de que una parte se puede visitar y caminar por encima y adentrarse en las torres. La visita es muy interesante y te otra perspectiva de la ciudad. Desde la oficina de turismo han abierto un programa de visitas que además acaba acompañado de una desgustación de vino y tapas de la región en bares o cafeterias selectos del centro. Un buen aliciente y complemento. La visita entera (murallas + degustación) cuesta 8 euros.
Iglesias en Montblanc
Iglesia de Sant Miquel
(3)
Caminando entre murallas, entras por una puerta, sales por otra, deambulas y de repente encuentras una plaza animada donde sobresale la imagen de una iglesia de carácter modesto, pero no hay que dejarse engañar ya que Sant Miquel retiene una parte de la historia de Cataluña, ya que fue sede del parlamento y de las Cortes catalanas allá por 1307 y alguna fecha más. En su lateral hay un conjunto de arcos que desde lejos parecen un acueducto en miniatura y le dan más belleza al conjunto. Para visitarla solo se puede hacer con guia, eso si, han instalado una manpara de cristal que permite ver su interior cuando pones una moneda de euro (cuanta innovación!!). Entonces, solo entonces, disfrutas de uno de los artesonados policromadas más bellos que se conservan. Tiene un cariz muy fotogénico y contribuye a la imagen medieval de Montblanc. Imprescindible para los apasionados de las transiciones entre épocas artísticas, en este caso, del románico al gótico.
De interés cultural en Montblanc
El Baluard - Recinto amurallado
(3)
Se llegue desde donde se llegue, Montblanc hipnotiza por su sucesión de murallas, puertas y torres. La imagen más interesante, es la que apreciamos desde el "Puente Viejo", ya que nos ofrece una bonita visión de la Villa. Más de quilómetro y medio de longitud para recorrer, ya que es imprescindible realizar un paseo por el lienzo exterior de estas magníficas murallas de unos 6 metros de altitud y de casi metro y medio de espesor. El recinto amurallado de la villa medial está considerado como el mejor conservado de Cataluña y es además, uno de los más bellos. Ya son varias las veces que he visitado este lugar, aprovechando alguna fiesta o visita de amigos, ya que está relativamente cerca de casa y merece la pena acercarse de vez en cuando. Recuerdo la primera vez que vinimos con un amigo de Barcelona que nos hizo de "cicerone", para mi fue todo un descubrimiento, ya que no sabia (debido a mi cultura castellana ;-), que la leyenda de Sant Jordi se desarrolla en esta villa y que además, en una de sus puertas o portales, puedes leer y recrearte con esta curiosa historia que es parte de la identidad de esta tierra. Era invierno, hacia muchísimo aire y el lugar parecía, si cabe, aún más mágico. Consejo: dejar el coche aparcado y disfrutar de un interesante paseo histórico, cultural y fotogénico por este incomparable marco.
1 actividad
Información Turística en Montblanc
Montblanc Medieval - Oficina de Turismo
(2)
Hay oficinas de turismo y luego, está la oficina de Montblanc. Claro, en una ciudad medieval como esta, de rico e impresionante patrimonio, su oficina no podía ser cualquier cosa :-). Las dependencias de lo que fuera antiguo convento franciscano, donde llegó a residir hasta el mismísimo San francisco de Asís, es ahora una moderna oficina que conserva el esplendoroso pasado. Yo recomendaría comenzar la visita a la ciudad desde este punto porque realmente informan muy bien, tienen todas las rutas que se pueden realizar y desde este punto obtenemos unas bonitas vistas a la muralla de Santa Tecla y a la Calle Mayor. En la gran sala que fuera la antigua iglesia del convento, se realizan todo tipo de actos y celebraciones y actualmente se ha recuperado lo que queda del antiguo claustro. Vamos, ¡toda una lección de reciclaje de edificios!
De interés cultural en Montblanc
Puente Viejo de Montblanc
(1)
Cuando los romanos llegaron a la península ibérica, trajeron consigo todo el saber de sus ingenieros y constructores de caminos. Debían y querían recorrer todos lo terrenos de la antigua Iberia con el firme propósito de conquistarla e integrarla en en Imperio. Para ello debían salvar multitud de obstáculos cada jornada de avances, como barrancos, montañas y ríos. Y uno de ellos era el río Francolí, que pasaba por la actual Villa de Montblanc. Construyeron un magnífico puente por el que pudieron pasar las legiones y con ellas el poder de Roma en toda su magnitud. De aquel puente poco queda, apenas los cimientos, ya que en el siglo XII una nueva estructura ocupó su lugar y es el que ahora podemos contemplar. Aunque incompleto, ya que le faltan dos arcos esculpidos que triunfalmente presidían sus dos extremos y que fueron derruidos hace dos siglos para el paso de los carruajes que venían por el camino real, sigue mostrando hoy una estampa histórica única, aunque permanezca un poco alejado de los paseos turísticos más trillados de Montblanc. Sufridor y testigo que fue y es de riadas, inundaciones, guerras y triunfos, seguirá permitiendo el paso de un lado al otro del río durante tantos siglos como los que ya tiene a sus espaldas.
De interés cultural en Montblanc
Puerta de San Jorge
(1)
Cuenta la leyenda que a las afueras del pueblo de Montblanc había un dragón hambriento, al cual todo el pueblo temía. Cada día debían darle unas ofrendas para que el dragón se alimentara, y así no se enfureciera por el hambre. Pero llegó un día en que ya no quedaban más animales, no había nada que ofrecerle para comer... El pueblo se reunió y decidieron que cada día se eligiría a un vecino al azar, el cual debería ofrecerse al dragón. De este modo fue como la princesa sacó su propio nombre del saco, y todo el pueblo lloró aunque ella aceptó el destino que le había tocado y se adentró en el bosque. Llegando a la morada de la fiera la princesa se encontró con un caballero "Ande vas loco!? Ese dragón tiene una hambruna gatuna y te va a comeeeeer en cuanto te vea! No te hagas el valiente que no hay na que hacer..." le dijo la princesa al caballero, o algo así. El caballero le contestó que se llamaba Jorge, y que venía a salvarla. Así, sacó su lanza y sin pensárselo se la clavó al dragón en el costado, dejándolo indefenso. Entonces le pidió a la princesa su cinturón, el cual lo ató al cuello del dragón y la princesa pudo llevarlo con la correa hasta el pueblo de Montblanc. Una vez allí y ante todo el pueblo, Jorge (que en realidad era santo) mató a la bestia con su lanza. De la sangre que cayó brotó un rosal, y San Jorge cogió la rosa más hermosa y se la entregó a la princesa. Entonces, desapareció. Y cuenta la leyenda, que fue junto a este portal donde San Jorge mató al dragón, y donde se rememora su proeza.
Monumentos Históricos en Montblanc
Monumento Montblanc Ciutat Gegantera
Este monumento conmemora el año 2.006 cuando Montblanc acogió una concentración de gigantes y cabezudos. Se juntaron 540 gigantes y 101 cabezudos provenientes de toda Cataluña. El monumento está situado junto a la muralla, en una de las puertas de acceso. Consta de dos partes: Una con la fecha e inscripción de "Montblanc Ciutat Gegantera" y otra con la escultura en relieve de gigantes y cabezudos.
Plazas en Montblanc
Pla de Santa Bárbara
(2)
Quizá temerosos de los enemigos que podrían llegar por los cuatro puntos cardinales, o sencillamente por una cuestión aleatoria, la villa de Montblanc tuvo su origen en este cerro que fundaron y poblaron los íberos y del que aún se siguen encontrando restos. Mas tarde, reconociendo el gran valor estratégico de este punto geográfico se levantaron una pequeña iglesia, y por supuesto un imponente castillo rodeado por una pequeña muralla. Como estamos hablando del siglo XII, podemos entender que de aquello nada queda, tan sólo los cimientos de los edificios y un pozo cegado. Por eso, lo que tenemos que hacer, después de haber ascendido al cerro por las cómodas rampas, o para los más inconformistas por los senderos de tierra que salpican la pequeña colina, es disfrutar del precios paisaje que nos rodea, respirar una tierra de valles y cerros que vieron pasar, según se dice a los elefantes de Anibal y nacer la leyenda de San Jorge y el Dragón. Cuando acabemos de disfrutar de la panorámica, aconsejo bajar por el lado opuesto al que hemos subido y rodear la parte sur del recinto amurallado, para volver a entrar por la Calle Mayor y encontrar el contraste del bullicio comercial y más contemporáneo de la Villa.
Iglesias en Montblanc
Iglesia hospital de San Marzal
El hospital - iglesia de Sant Marçal, fue construida a mediados del XIV, antes de que se construyeran las murallas actuales. Fue erigida en 1339 por un rico comerciante Jaume Marcal para asistir a los pobres, en su testamento dejo dicho que se consagrase tras su muerte a esos dos santos. Al construirse la muralla, un muro quedó adosado a esta y no acabó de terminarse debido a la epidemia de peste de 1348. A partir del XVII es la sede de la hermandad de la Sangre de Cristo. Ahora consta de una sola nave y destaca en su interior la pintura de San Cristóbal del XV.
De interés turístico en Montblanc
Paso de Ronda
(1)
Las murallas de Montblanc no solo se pueden disfrutar a pie de calle, ahora también se puede realizar un pequeño paseo por una zona que ha sido acondicionada y que nos permite ver la villa a vista de pájaro. Pero no solo eso, ya que el Paso de Ronda es un espacio museístico donde aprender como se realizó una de las obras militares más importantes y mejor conservadas de Cataluña. El Paso de Ronda cuesta 3€, la entrada general, después hay descuentos según los colectivos. Otro rincón al saco de los favoritos, porque si Montblanc enamora a pie de calle, cuando subes a sus murallas y contemplas las vistas, ufff. Preciosos paisajes de la comarca de la Conca del Barberà y las montañas de Prades al fondo. ¡Fotogenia pura! Eso sí, no apto para personas con vértigo y, ojo, con las condiciones físicas para subir las estrechas escaleras;-)