¿Dónde querés ir?
Entrar
Mi perfil
Editar mi perfil
Cerrar sesión
Añadir experiencia
Publicar

Alojarse en el M.V. Ilala

+6
S128 Dirección

1 opinión sobre Alojarse en el M.V. Ilala

Alojarse en el M.V. Ilala

Oliver Ransfors, en sus cuentos históricos sobre el Lago Malawi, describía así el ambiente a bordo: " el día a bordo pasa entre el sonido de la campana y los chillidos de las sirenas, que parecen partes imprescindibles de cualquier salida o llegada marítima, las muchedumbres rientes de malawianos uno tras otro en el puente del Ilala preparados para bajar, cargados de equipaje, a menudo también bicicletas, jaulas llenas de gallinas que alborotan, máquinas de coser y también cabras. Son llevados a tierra en un pequeño barquito que después de una hora vuelve a bordo, cargado con otros pasajeros que pasaran a engrosar las cubiertas inferiores llenas de gente para jugar a las cartas, cantar y dormir, o preparar la comida con lo poco que tienen. Todo esto parece una mezcla entre Hampstead Heath durante el fin de semana de las vacaciones y un mercado oriental; pero cuando la nave leva el ancla, el ruido cesa y los pasajeros de primera clase pueden volver a sus romances, en sus tumbonas del puente superior y a la adoración del díos Sol."

Por desgracia hoy esa imagen idílica respecto a los pasajeros de la primera clase, ya no es así, el barco tiene ya muchos años y un aspecto decadente. La cubierta superior lo único que tiene de especial es que hay poca gente, tienes espacio para moverte y dormir en tu saco, en la cubierta, contemplando las estrellas y respirando aire puro, siempre que el viento sople en la dirección en que no te llegue la ceniza de la chimenea del barco.

Leer más
+7
¿Conoces este lugar?
Ayuda a otros viajeros a descubrir con tu experiencia y tus fotos