Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde querés ir?
¿Te gusta Portugal?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué hacer en Portugal

11.572 colaboradores
Abadías en Portugal Acantilados en Portugal Aeropuertos en Portugal Ayuntamientos en Portugal Bahías en Portugal Balnearios en Portugal Bares de Copas en Portugal Barrios en Portugal Bodegas en Portugal Bosques en Portugal Calas en Portugal Calles en Portugal Campos de Fútbol en Portugal Campos de Golf en Portugal Cañones en Portugal Carreteras en Portugal Casinos en Portugal Castillos en Portugal Cataratas en Portugal Catedrales en Portugal Cementerios en Portugal Centros Comerciales en Portugal Centros de Belleza en Portugal Charcas en Portugal Circuitos de Carreras en Portugal Ciudadelas en Portugal Ciudades en Portugal Competiciones Deportivas en Portugal Conciertos en Portugal Cuevas en Portugal De interés cultural en Portugal De interés deportivo en Portugal De interés turístico en Portugal Espectáculos en Portugal Estaciones de Autobús en Portugal Estaciones de Tren en Portugal Estadios en Portugal Estatuas en Portugal Exposiciones en Portugal Fiestas en Portugal Iglesias en Portugal Información Turística en Portugal Islas en Portugal Jardines en Portugal Lagos en Portugal Mercadillos en Portugal Mercados en Portugal Miradores en Portugal Monumentos Históricos en Portugal Museos en Portugal Palacios en Portugal Pantanos en Portugal Parques Temáticos en Portugal Patios en Portugal Playas en Portugal Plazas en Portugal Pueblos en Portugal Pueblos de vacaciones en Portugal Puentes en Portugal Puertos en Portugal Reservas Naturales en Portugal Ríos en Portugal Ruinas en Portugal Salas de Conciertos en Portugal Senderismo en Portugal Sinagogas en Portugal Sitios insólitos en Portugal Spa en Portugal Surf en Portugal Teatros en Portugal Templos en Portugal Tiendas en Portugal Universidades en Portugal Valles en Portugal Volcanes en Portugal Yacimientos Arqueológicos en Portugal Zonas Recreativas en Portugal Zonas de Compras en Portugal Zonas de Copas en Portugal Zoos en Portugal
Lo más reservado en Portugal y cerca
Tours y visitas guiadas
Crucero de los seis puentes
(545)
15
Tours y visitas guiadas
Visita guiada por Lisboa
(2.059)
18
Tours y visitas guiadas
Tour de Oporto al completo con entradas
(256)
90
Tours y visitas guiadas
Visita guiada por Oporto
(375)
40
Imprescindible
Tours y visitas guiadas
Free tour por Lisboa ¡Gratis!
(163)
Gratis
Gratis
Tours y visitas guiadas
Tour por Lisboa al completo
(94)
35
Excursiones
Excursión a Óbidos y Fátima
(292)
75
Excursiones
Crucero de 1 día a Régua
(38)
65
Tours y visitas guiadas
Tour nocturno con cena y espectáculo de fado
(47)
79
Tours y visitas guiadas
Autobús turístico de Lisboa
(71)
22
Tours y visitas guiadas
Autobús turístico de Oporto
(150)
15
Excursiones
Excursión a Sintra desde Lisboa
(5)
40
Excursiones
Tour de viñedos y bodegas
(46)
110
Excursiones
Excursión privada desde Lisboa
(3)
390
Tours y visitas guiadas
Tour por el barrio Belém
(9)
14
Tours y visitas guiadas
Alquiler de velero privado con patrón
(13)
250
Tours y visitas guiadas
Tour nocturno con cena y espectáculo de fado
(103)
75

4.822 lugares para visitar en Portugal

Monumentos Históricos en Lisboa
Torre de Belem
(170)
La torre de Belém es mi musa lisboeta. Ella saca el pobre poeta que hay en mí, me ayuda a cavar en el alma y extraer los sentimientos y la saudade que al final, más pronto o más tarde todos sentimos al dejar Portugal, como si dejáramos un pedazo de alma rasgada sumergida en las aguas del Tajo. Eso debieron sentir los marineros que dejaban su patria a lo largo de los siglos, para mayor gloria de ella y de sus dinastías descubridoras, de la pimienta y de la plata de Indias, de la grandeza y la miseria de las almas. Porque la torre, aún sin quererlo, parece un navío que entra al río, que también se despide, con una capitana, la Virgen, que desde el castillo de proa parece acompañar a una imaginaria flota que parte hacia los confines de los mares tenebrosos. Y de esos mares tenebrosos o luminosos, según el humor de quien lo mire, surgió la inspiración de todo un estilo, el Manuelino, que parece cubrir casi por completo la torre, con su piedras talladas imitando cordajes y sogas, elementos marinos y esferas armilares, así como balcones y ventanas abiertos de inspiración veneciana ( otra rival más en la carrera de las conquistas), atalayas moriscas y almenas decoradas con la cruz de la Orden de Cristo. ¿Quién se atrevería a pasar por delante de este navío embarrancado que con sus 18 cañoneras cubría los cuatro puntos cardinales? Almacenes de armas, mazmorras a las que se confinaba a los condenados arrojándolos por las aberturas de los techos, garitas inspiradas en el minarete de la Cotubia de Marrakech, la evocadora imagen de la Virgen del Feliz Retorno, un Salón delos Reyes que es una auténtica joya y en lo más alto uno de los más bellos panoramas de Europa, con la visión del Tajo y un océano que más que verse se adivina, que a veces nos deja disfrutar de la cercana Cascais. Joya de Lisboa eres, prisión o castillo, blanca y varada, navío de piedra que no quiere partir...... Y sin embargo no deja de ser una fortaleza que fue levantada para proteger ese mismo río, esa misma ciudad desde 1521, faro y vigía de la capital de un imperio que se negaba a quedarse atrás en la carrera de conquista.
9 actividades
Palacios en Sintra
Palacio da Pena
(130)
Sin palabras. Merece absolutamente ser Patrimonio de la Humanidad. Un clarísimo 10/10.
3 actividades
Puentes en Oporto
Puente de Luis I
(166)
Sin duda el puente de Luis I es el más admirado y típico de la zona de la Ribeira, y uno de los emblemas de la ciudad de Oporto. Data de 1886, y fue diseñado por Teófilo Seyrig, discípulo de Eiffel, que había participado con él en el diseño del puente de María Pía. Por ello ambos son muy parecidos, con una impresionante estructura metálica de hierro, pero se diferencian en que el de Luis I tiene dos niveles, uno superior por donde circula el tranvía, y uno inferior para vehículos y peatones. Es un puente muy transitado, también por turistas que cruzan el río para visitar la población de Vila Nova de Gaia, que se encuentra al otro lado y está repleta de bodegas de vino. Me sorprendió mucho el ver que había varios chavales lanzándose al río desde el puente (hay 47 metros de altura), como divertimento, y formando un espectáculo que todo el mundo se quedaba mirando. Junto al puente de Luis I se encuentran los restos de los dos obeliscos de piedra que formaban parte del puente Pensil que había anteriormente y que fue sustituido por el de Luis I. Era un puente atirantado, construido en 1843 según diseño de Mellet y Bigot.
2 actividades
Plazas en Lisboa
Plaza del Comercio
(134)
La plaza del Comercio es una de las plazas más impresionantes de Lisboa, es muy grande y aireada, y se encuentra a unos pasos de la entrada marítima principal de la ciudad. Antes, era por donde entraban y salían todas las mercancías de los barcos que venían de Brasil y de las demás colonias portuguesas. Todavía están las gradas de mármol que llevan al río Tago desde la plaza del comercio. La plaza tiene dos nombres, también la llaman la plaza del palacio, ya que el palacio real se encontraba en la misma hasta que un terremoto lo destruyera en el año 1755. En la parte norte de la plaza todavía se encuentra un majestuoso arco de triunfo que se construyó en el siglo XIX, y que lleva hasta la rúa Augusta, una de las más grandes calles comerciantes de la ciudad, totalmente peatonal y muy agradable. El arco tiene estatuas de personajes históricos, como el gran conquistador Vasco de Gama, que ayudó a ampliar las colonias portuguesas, o el Marqués de Pombal, que volvió a construir la ciudad después del terremoto que destruyó mayor parte de los edificios. También está el Martinho da Arcada, el café más viejo de la ciudad.
8 actividades
Monumentos Históricos en Lisboa
Ascensor de Santa Justa
(113)
Volar sobre la bella Lisboa es fácil, soñar Lisboa es tan sencillo como llegarse a la Baixa, la preferida de Pessoa y primero impresionarnos ante la belleza del elevador diseñado por Mesnier du Ponsard, uno de los más queridos discípulos de Eiffel, y luego sumergirnos en un viaje en el tiempo y el espacio. En el tiempo, porque aún sigue en funcionamiento el 90% de la maquinaria original, incluyendo la caja del ascensor con todo lujo de detalles y materiales usados a finales del XIX, y en el espacio porque no fue creado como atracción turística, sino que, como en la actualidad, en parte, sirve para ofrecer un servicio regular entre la ciudad baja y el empinado Chiado. Siempre abarrotado de turistas y lisboetas, tarda poco menos de un minuto en hacer su recorrido hasta la cima, donde sin salir de la estructura nos espera un precios y afiligranado balcón que nos regala unas vistas espléndidas de toda Lisboa, del Tajo y de las cercanas ruinas de la Igreja do Carmo, una auténtica reliquia gótica que tras el terremoto de 1755 solo mantiene las paredes, los arcos y la cabecera. Ah, me olvidaba decir que para los amantes del ejercicio físico existe una escalera en espiral que salva los 32 metros de desnivel desde la base a lo alto, donde espera un restaurante donde podemos comer alguna especialidad de la ciudad o saborear una bica de delicioso café brasilero.
2 actividades
Monumentos Históricos en Lisboa
Monasterio de los Jerónimos de Belém
(99)
En el corazón de Belém, el alma monumental de Lisboa, se alza desde 1502 un palacio de fe, una fortaleza de piedra blanca y coloridas vidrieras. El sitio para levantarlo no fue escogido al azar, ya que la zona, cerca del antiguo puerto de Restelo, estab protegido por una diminuta capilla de la Virgen de Belém, donde cuenta la tradición que rezó Vasco de Gama la noche del 7 de julio de 1497 antes de emprender su histórico viaje. Así que el terreno ya era sagrado, sólo faltaba darle la importancia que merecía. Por supuesto que el estilo no podía ser otro que el manuelino, rico en referencias al mar y a loas conquistas, a los nuevos descubrimientos y a los tesoros de allende los mares. Y es que los nuevos habitantes del cenobio serían los que proporcionarían consuelo espiritual a los marineros que emprendieran las largas travesías ordenadas por Manuel I y que en parte fueron financiadas por los Caballeros de la orden de Cristo, que tenían su sede pared con pared. Sin embargo ellos no colaboraron monetariamente con la construcción, ya que se financió totalmente con el dinero de " la pimienta", como llamaban al obtenido por el tráfico de especias. Y de los monjes fue hasta 1833, año en que se abolieron las órdenes religiosas en Portugal, para pasar a ser Pía Casa de Lisboa, un instituto para la asistencia de la infancia abandonada. Monumento nacional, en 1983 fue declarado con todos los honores Patrimonio de la Humanidad. Dentro, callamos para oir hablar a las piedras, que nos cuentan sobre las gestas afortunadas y desgraciadas de los marineros portugueses, de temor a Dios y gloria a Él, de historias de historias que reflejan los sepulcros de los grandes Vasco de Gama, Camões, Pessoa o el propio rey Manuel I y su esposa Dona María....y la enigmática tumba vacía del rey Dom Sebastião, que nunca regresó de su cruzada en África. Cielo de columnas y techos, que pretende recordar quizá el Amazonas descubierto a sangre y lágrimas por los valientes portugueses, vidrieras de colores imposibles que dejan pasar la cantidad de luz justa para permitir que no se rompa la magia del templo. Atrás, en lo alto, un Crucificado imponente que reina sobre todo el espacio y el tiempo. Salimos en silencio, no ya sólo por respetar suelo sagrado, sino también imaginando la grandeza del Imperio Portugués del que el terremoto de 1755 apenas dejó unos preciosos restos...
7 actividades
Monumentos Históricos en Lisboa
Monumento a los Descubridores
(89)
Y es que la vocación marinera de Portugal es tan intensa y omnipresente que pareciera que en vez de sangre, corriera agua salada por las venas lusitanas. No se concibe el océano sin Portugal, ni Portugal sin los océanos. Aquellos que surcaran los grandes navegantes y doctrineros como Vasco da Gama, Fernão de Magalhães, el poeta Camões con sus Lusíadas, el pintor Nuno Gonçalves y reyes como Manuel I o el que encabeza la larga fila de 32 celebridades, Henrique el Navegante, quien financió las expediciones por el litoral africano y fundó una escuela de navegación en el Algarve. Se pensó en el 500 aniversario de su muerte para erigir este monumento en 1960, creándolo en forma de carabela en honor del espíritu navegante portugués. Que menos. El entorno refuerza ese espíritu con una rosa de los vientos que ocupa 50 metros de diámetros justo enfrente del monumento de 52 metros de altura y que cuenta la historia de los descubrimientos portugueses a lo largo del tiempo. Es indispensable visitarlo cuando cae la tarde y la piedra se apodera de todos los colores del atardecer.
7 actividades
Castillos en Lisboa
Castillo de San Jorge
(102)
Me quede un día en Lisboa la perder el enlace con Dakar y aprovechando el tiempo visite el Castillo de San Jorge. Hacía años que no estab en Lisboa y poniendo al mal tiempo buena cara, me dispuse a visitarla. Este castillo era conocido antiguamente como el Castelo de Mouros. De encuentra en la colinamñas alta del lugar y tiene una vista impresionante sobre Lisboa y el río Tejo. Construido en el siglo V por los visigodos sufrio distintas reconstruciones, sobre todo después del terremoto de 1,755. Entre los siglos XII y XVI estubo ocupado por los reyes portugueses. Se puede llegar en tranvía o en autobús. Yo lo hice a pie desde la plaza del Comercio. Lo encontré muy bien conservado. Once torres, garitas, foso, patios. Es un placer pasear por sus almenas. Te sientes trasportado a otro mundo. No se puede ir a Lisboa sin visitarlo.
4 actividades
Barrios en Lisboa
Barrio de la Alfama
(82)
Uno de los barrios de obligada visita si paseas por Lisboa es El Barrio de la Alfama, situado cerquita de Barrio Alto. Deja el coche aparcado; ponte un calzado cómodo porque no faltarán subidas y bajadas ; piérdete en sus calles laberínticas, angostas, a veces con edificios ruinosos que amontonan el sabor de todas las culturas que pasaron por la capital portuguesa, un barrio que fácilmente sacará (como en toda la ciudad) el lado más bohemio que tengas. Viejas calles empedradas, sesgadas por las vías del amable tranvía que con su melodía de giros y frenadas da vida a este encantador barrio, de flores en el balcón, ropa tendida, miradores desde donde contemplar la fusión del río Tajo con el Atlántico, tiendas pequeñas. Entre sus calles encontrarás:Castelo de São Jorge, Miradouro de Santa Luzia, Museo de Artes Decorativas, Iglesia de São Vicente de Fora, Feira da Ladra ,Santa Engracia ,Museo Militar ,La Se...etc
6 actividades
Carreteras en Lisboa
Puente 25 de Abril
(94)
Con 2.277 metros de longitud el Puente 25 de Abril es el puente colgante más largo de Europa. Cuenta con dos alturas, el piso superior para automóviles y el inferior, añadido en 1999, para trenes. Después de 45 meses de obras el Puente 25 de Abril fue abierto al tráfico el 6 de agosto de 1966 con el nombre de puente Salazar. Al finalizar la Revolución de los Claveles del 25 de abril de 1974 adquirió su nombre actual. Por su similitud y por haber sido fabricado por la misma empresa, a menudo se le compara con el Golden Gate de San Francisco. Sin duda impresiona bastante si nunca has visto un puente colgante y lo compararás con el Golden Gate.
6 actividades
Palacios en Sintra
Quinta da Regaleira
(81)
Otro de los rincones que no te puedes perder en Sintra. Absolutamente mágico.
3 actividades
De interés cultural en Lisboa
Tranvía 28
(59)
Es muy agradable viajar por Lisboa en este antiguo medio de transporte, siempre y cuando funcione con normalidad y llegue al sitio al que dicen que llega. Me explico: A veces, se retrasa tanto que las paradas están abarrotadas de turistas y el asalto al vehículo que viene es digno de los hermanos Marx. Cuando consigues subir, vas tranquilamente (es un decir) a tu lugar de destino y, por acabar el turno del conductor, te dejan a la mitad del recorrido y te dicen que cojas el siguiente. ¿No podrían anunciar este recorte en el recorrido antes de subir? Uno de los días, yendo a Belem, al llegar a las cocheras de la compañía Carris, nos hicieron bajar del tranvía y nos dijeron que había que trasbordar a un autobús para llegar al final del recorrido. El talante que se nos puso os lo podéis imaginar, y sin más explicaciones. Cuando llegamos al Monasterio de los Jerónimos nos dimos cuenta de la causa: Había una celebración oficial y habían cortado el paso de vehículos. Como el tranvía no podía dar la vuelta antes de ese punto tuvieron que adoptar la medida antes citada. Pero ¿nos nos lo podían haber explicado antes? A la vuelta ya sabiamos lo que iba a suceder y tranquilamente hicimos el trasbordo.
Acantilados en Sagres
Cabo de San Vicente
(53)
El Cabo de San Vicente, esta situado a 3 kilómetros de Sagres, en el Algarve Portugués, al suroeste de Portugal. Se podría decir que es el fin de Europa, junto a Finisterre. Gracias a la recomendación de un amigo, supimos que teniamos que visitar este lugar, por la tarde y quedarnos a ver el atardecer. Tengo que decir, que es de los más espectaculares que yo he visto. Sobre todo por el ambiente que genera. El clima es muy variable en el Cabo de San Vicente, tan pronto hace mucho viento y fresco, como que se calma todo y se está genial. Es recomendable llevar una sudadera en el maletero por si acaso. Las vistas desde los acantilados son increíbles. Ver el mar rompiendo con las rocas, sentarte a escuchar como el viendo pasa una y otra vez. A la espera de ese momentazo del día. Cuando llegas allí por primera vez, lo primero que te da por pensar, es que con tanta gente que hay allí, poca tranquilidad va a existir en ese lugar. Pues bien, una vez se aparca, haces una pequeña excursión para observar todo , pero con miras a coger un buen sitio para ver el atardecer. Una vez escojido el lugar, nos sentamos y muy sorprendidos observamos como se quedó todo en silencio. Durante todo el atardecer solo es escucha el viento y el romper de las olas con las rocas. La paz que allí se transmite es increíble. Y una vez terminado el espectáculo, la gente rompe en aplausos como si de una obra de teatro se tratase. Si vais por el Algarbe, no dudeis en emplear un día en visitar este rincón. Merece mucho la pena y te llevaras unas fotos muy chulas de recuerdo. Saludos. Óliver.
Acantilados en Lagos
Ponta da Piedade
(42)
La Ponta da Piedade es la visita obligada de la zona de Lagos. Se trata de un conjunto de acantilados de una belleza natural incomparable. Es uno de los paisajes costeros más impresionante que conozco. Para llegar a Ponta da Piedade no hay más que seguir las indicaciones desde Lagos, a pocos kilómetros del centro de la ciudad. Existe un parking donde dejar el coche y desde allí hay que ir caminando. Desde lo alto de los acantilados tenemos ya magníficas vistas sobre la costa pero para disfrutar de este lugar en toda su magnitud lo más recomendable es bajar hasta el embarcadero por una pequeña escalinata y allí contratar una barca. Por una cantidad razonable se puede disfrutar de un agradable paseo por la costa. Desde el mar se aprecia con más facilidad la infinidad de grutas, cuevas y arcos naturales que el viento y el mar han excavado en la roca. Se puede hacer desde allí o desde la propia ciudad de Lagos. A nosotros nos salio por 35 euros 4 adultos. Como comento es increíble las formaciones que te puedes entoncotrar y el inolvidable color turquesa de las aguas en esta zona, absolutamente transparentes que permiten ver el fondo con total claridad. En Ponta da Piedade también hay un faro que lleva en funcionamiento desde el año 1913.
4 actividades
Barrios en Lisboa
El Barrio Alto
(57)
Este año quería organizar algo especial para celebrar Nochevieja. No me motivan especialmente los cotillones y grandes fiestones... supongo que ya he ido a muchos y me he cansado de cenar con centenares de personas y hacer cola para pedir una copa. Así que mi pareja y yo decidimos ir de viaje y pasar la última o primera noche del año en un lugar diferente, fuera de España. Pensamos en Marrakech, Berlín, Roma... pero ninguno de los dos había estado antes en Lisboa, así que reservamos nuestros billetes con Easyjet y allí nos plantamos. La ciudad es realmente encantadora, con sus avenidas, edificios decadentes y una atmósfera relajada y cosmopolita. Es cierto que estaba plagado de españoles e italianos que habían tenido la misma idea que nosotros, pero, no obstante, no era agobiante el trajín de turistas. La zona de ocio, repleta de bares y restaurantes, es el Barrio Alto. Sus pendientes y calles estrechas están llenas de locales donde comer o tomar unas cervezas. Todo el mundo entiendo el español así que no hay ningún problema a la hora de pedir lo que sea. Un poco de esfuerzo tuyo y poco de ellos y la comunicación es excelente. Para la última noche del 2011 reservamos en un pequeño restaurante que nos había recomendado un chico portugués, El Impero dos Sentidos (o algo similar) en el Barrio Alto. La cena fue increíble, super divertida y comimos las uvas (en este caso pasas) a la medianoche para después patearnos el barrio entre garitos minúsculos con gran ambiente y música en directo. Como los locales son tan pequeños (en algunos todavía se puede fumar) todo el mundo está en la calle con sus cervezas en la mano de cháchara y disfrutando de la noche. El ambiente es magnífico, gente de todas las edades, sin broncas ni peleas, solamente pasándolo bien en compañía. La experiencia ha sido increíble y os animo a que hagáis una escapadita a la capital lusa y disfrutéis del encanto de sus calles y gentes. Por cierto, a modo de anécdota, encontramos un bar típico portugués al principio del Barrio Alto donde las cañas estaban a 0,75 € (sobra deciros que era nuestra parada obligatoria- véase foto de la entrada).
3 actividades
Ríos en Oporto
Rio Duero
(59)
Entre el bullicio de las terrazas de la ribera del Duero, puedes transportarte a otra época y vivir el Oporto más auténtico degustando los platos y caldos de su región. Colorido en las calles de Porto. Es algo característico de la ciudad, el color de las fachadas de sus casas en el casco antiguo, algo que le imprime carácter y marca un estilo colorista y alegre.
5 actividades
Barrios en Oporto
Muelle de la Ribera
(78)
La zona más típica de la ciudad de Oporto se encuentra es el muelle de la Ribera, situado en la zona baja a orillas del río Duero. Es una especie de paseo marítimo pero fluvial, lleno de terrazas y bares con mucho ambiente y muy concurrido; también hay varias pensiones y hospederías, y el ascensor que sube a la zona alta, hasta la calle Mouzinho Silveira. A uno de los extremos se encuentra la Plaza de la Ribera (Plaça da Ribeira), que era el centro de la actividad comercial de la ciudad desde el siglo XIV al XIX, donde se encuentra la Capilla de Ntra Sra de la Ô. Al final del muelle se encuentra el emblemático Puente de Luis I que comunica la ciudad de Oporto con la villa de Vila Nova de Gaia, donde se encuentran las bodegas de vino. A lo largo del muelle hay distintas empresas que organizan cruceros por el Duero, por lo que una de las estampas más típicas de este paseo son los llamados "rabelos", unos barquitos de madera construidos originariamente para el transporte de los toneles de vino. La Ribeira es el lugar más típico de Oporto, que además fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
2 actividades
Tiendas en Oporto
Livraria Lello & Irmao
(97)
Los orígenes de este establecimiento se remontan al año 1869 aunque el edificio, tal y como lo podemos contemplar en la actualidad sería inaugurado en Enero del año 1906. Lo primero que sorprende al visitante es la espectacular fachada de estilo neogótico y ciertos tintes modernistas que preside el edificio. Sobre un gran arco abatido se pueden contemplar, a ambos lados de un triple ventanal, dos figuras pintadas sobre la pared del edificio, una representa el Arte, la otra La Ciencia, ambas son obra del autor Jose Bielman. Traspasar el umbral de la puerta y adentrase en el interior de Lello e Irmão es sumergirse en un ambiente que rebosa calidez y amor por los libros, es viajar en el tiempo e imaginar el otrora espacio de referencia cultural en el cual grandes literatos lusos curiosearían entre los estantes de madera en busca de algún volumen de su interés, es vivir la magia de la literatura y la magia del cine, no en vano en este magnífico escenario se rodaron algunas escenas de la exitosa serie de Harry Potter. La decoración interior es sublime, deslumbrante y a pesar de todo el espacio resulta acogedor. Los techos y estanterías de madera aportan calidez a este auténtico “santuario de libros”, la gran vidriera, de exquisito diseño y gran riqueza cromática, añade elegancia y brillo al conjunto y por último, la gran escalera ornamental labrada en madera y con una original forma de caracol, contribuye a dar ese toque de espectacularidad que deja al visitante entre perplejo y deslumbrado. Lello e Irmão está clasificada como Patrimonio Nacional y es sin duda una de las librerías más bellas del mundo, no es de extrañar pues, que suponga un verdadero placer husmear entre sus repletos estantes contemplando la gran variedad de volúmenes que aquí se encuentran, si la visitas seguramente no podrás evitar caer en la tentación de llevarte algún libro de recuerdo y saldrás al mundo exterior con un ejemplar entre tus manos, aunque tan sólo se trate de una simple guía de la ciudad.
2 actividades