Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde querés ir?
¿Te gusta San Fernando?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Senderismo en San Fernando

3 senderismo en San Fernando

Senderismo en San Fernando
Sendero de la Punta del Boquerón
(5)
Un sendere en un lugar privilegiado. En un pequeño cabo que nace en la playa del castillo, dejando a la izquierda el caño de Sancti Petri y a la derecha el océano Atlántico. Como es natural el final del sendero no puede ser otra que el regreso porque a su final sólo está la Punta del Boquerón, pero es un lugar especial por la belleza de los amaneceres y el paisaje que se contempla. Enfrente está el islote de Sancti Petri, cuyo castillo ha dado nombre a la playa de la que parte el sendero. El camino está perfectamente señalizado, todos los letreros te indican el camino hacia la Playa del Castillo. A unos dos kilómetros de la misma pasamos por una rotonda donde está el Centro de Visitantes del Parque Natural Bahía de Cádiz. Es un buen lugar para recabar información, siempre que vayamos por la mañana que es cuando abren. A muy pocos metros comienza la playa, pero no hay que aparcar aquí, ésta es la Playa de Camposoto, una de las más largas de España. Nosotros continuaremos siempre hacia delante, hasta que no sea posible seguir. Allí aparcaremos si hay hueco, porque todo el mundo opta por dejar el vehículo lo más cercano posible al inicio del sendero. En caso de no poder basta con echar el coche para atrás unos cuantos metros, porque toda la carretera paralela a la costa permite el aparcamiento. Delante nuestra encontraremos unas instalaciones salineras y al lado un puentecito de acceso a la playa. Allí mismo está señalizado el sendero y es donde los senderistas suelen hacerse la foto, delante del cartel. La última vez que estuvimos allí nos encontramos a un grupo de senderistas que parecían que iban de escalada, con sus botas de montaña, sus mochilas, sus gorros y unos cayados que parecían esquíes. Tampoco hay que exagerar, el sendero transcurre en su mayor parte sobre una pasarela de madera y apenas si tiene desnivel, su dificultad es baja y la única precaución aconsejable es llevar algo de agua. Ida y vuelta el sendero nos obliga a una caminata de tres kilómetros, transcurriendo sobre un sistema dunar, pudiendo contemplar marismas a un lado y el océano al otro, lo que le da una gran riqueza visual y variedad paisajística. Y ya sobre el propio sistema dunar una vegetación que ha reconquistado la zona de las antiguas salinas, fundamentalmente algas y especies halófilas que son capaces de soportar altas concentraciones de sal. A nuestra izquierda el caño de Sancti Petri, el más grande de la población hasta el punto de que es navegable. Por ello si llevamos prismáticos podremos contemplar las barcazas que lo cruzan o que pescan en él, así como una gran variedad de aves. A nuestra derecha el islote de Sancti Petri, así como una franja arenosa. Al final del camino llegamos a la zona más alta de la Punta del Boquerón. Allí hay un mirador con unas vistas espléndidas. Desde él sale una ruta hacia los restos de la Batería de Urrutia, que defendía la entrada del caño, ya en el límite del cabo. Desde ese punto el regreso puede hacerse volviendo sobre nuestros pasos, recorriendo las pasarelas de madera, o bien por la franja arenosa donde quedan algunas casamatas abandonadas semienterradas por la arena. En su conjunto este sendero es uno de los mejores preparados para su recorrido. Por las pasarelas no conviene ir en bicicleta sino a pie, pero si se desea disfrutar de este paisaje casi natural en bici la franja arenosa es ideal para ello.
Senderismo en San Fernando
Sendero Río Arillo
Te diriges hacia la playa de Camposoto. En cuanto dejas los barrios residenciales pasas por una carretera con un antiguo cuartel en un bosquecillo a la derecha y la marisma a la izquierda. A mitad de esta carretera hay un mirador a la izquierda, señalizado con un cartelón de Parque Natural. Entras y aparcas tranquilamente, siempre hay sitio. Desde este mirador salen dos senderos. Uno retrocede hacia San Fernando, pasando junto a las ruinas de industrias salineras y las compuertas de marea que mantienen el nivel necesario para la existencia de la marisma. La desembocadura del río Arillo queda a un par de kilómetros, más o menos, camino de San Fernando, pero la parte del estero que se halla delante de esta desembocadura se halla protegida por estas compuertas para mantener un caudal mínimo de agua, la necesaria para la existencia de un rica avifauna y del pescado y marisco de estero que tanta fama ha dado a la bahía de Cádiz. Pero nuestro sendero es el otro, el que continúa hacia delante paralelo a la carretera. Es algo más corto pero con la misma baja dificultad porque no hay desnivel. Algunos suelen iniciar este sendero desde su final, haciendo el recorrido al revés. No lo recomiendo porque al final apenas hay sitio para un par de coches, mientras que en este mirador siempre hay hueco. Son senderos para recorrerlos en bicicleta. La entrada a los mismos está cerrada con candado, permitiendo sólo el acceso a las bicis si las levantas. El camino es suficientemente ancho, sobre todo porque en un lateral tienes la carretera, pero no demasiado ancho por lo que las paradas conviene hacerlas en los puntos marcados para ello. Nada más salir te puedes dar cuenta de que en este sendero lo importante es contemplar la gran cantidad de aves asociadas al estero, por ello te conviene llevar prismáticos y cámara si eres amigo de conservar recuerdos. La vegetación de la zona es muy peculiar porque soporta altas concentraciones de sal, por lo que sólo la encontrarás en estos sitios. La longitud total del sendero es de 2 kilómetros. En todo momento tienes la carretera a pocos metros de distancia, siendo el mayor encanto del recorrido la lámina de agua que mantendrás a tu derecha, donde siempre hay bandadas de aves. En la parte final del sendero se pasa por una zona arbolada, allí está el observatorio de aves. Un poco más allá hay una laguna de agua dulce donde se concentran diversas especies como la gallineta y la focha, entre otras. A diferencia del otro sendero que sale del mirador-aparcamiento, que recorre la salina y sus instalaciones industriales en este sendero recorres el estero, que es la parte de la mar que se halla delante de la desembocadura del río Arillo. Por su escasa profundidad es zona fangosa y rica en especies que sólo se dan en este ecosistema. A un kilómetro aproximadamente del final del sendero se halla el Centro de Visitantes del Parque Natural. Abren por la mañana, pero una visita informativa siempre viene bien.
Senderismo en San Fernando
Sendero Salina Dolores
Te diriges hacia la playa de Camposoto y en plena carretera, unos tres kilómetros antes de llegar a ella, encontrarás un mirador a la derecha con mucho espacio para aparcar. Para no pasarte recuerda que en cuanto dejes las edificaciones residenciales estarás en una carretera con unas instalaciones militares dentro de un bosquecillo a la derecha y la marisma a la izquierda. A mitad de esta carretera está el mirador, junto a un cartel del Parque Natural.. Es un buen lugar para decidir qué sendero quieres recorrer, porque de allí parten dos, uno a cada lado. Tienen características diferentes. El otro marcha paralela a la carretera, acercándose a la playa. El que tú vas a tomar se aleja de la carretera, retrocediendo hacia San Fernando. Tu sendero, pues, está a la derecha del mirador. Está señalizado, pero en los carteles recibe como nombre el de Tres Amigos-Río Arillo. Estamos hablando del sendero que recorre la salina Dolores y cuyo principal encanto es conocer este tipo de industria a la vez que penetras en un entorno natural sin apenas degradación. El sendero es un camino, entre marismas, que mide cuatro kilómetros. Aquí todo el mundo lo recorre en bicicleta, pero si te gusta andar llévate calzado adecuado. Como todo el recorrido carece de desnivel se considera de dificultad baja. Pasaremos por una salina, teniendo enfrente, al otro lado del río, otra: La San Félix. Es una oportunidad ideal para conocer desde dentro la vida de la marisma. Por ello se recomienda llevar prismáticos, porque siempre verás bandadas de aves en las marismas, es su medio natural. Además de las aves el otro encanto natural del sendero es la contemplación de la flora y fauna de la marisma y del estero. Recursos naturales que el hombre ha explotado para su provecho hasta la década de los ochenta, en que la salina Dolores fue abandonada por la colmatación de la desembocadura del río Arillo. Pero quedan las instalaciones, casas salineras y molinos de marea, y una intervención de la Junta ha permitido recuperar la marisma al reconstruir las dañadas compuertas que mantienen un caudal mínimo de agua. La entrada en el sendero está parcialmente cerrada. Una valla para el acceso de vehículos auxiliares está siempre con candado. Al lado una estructura para limitar el ancho, donde tendrás que levantar la bicicleta para poder meterla porque en posición normal no te cabrá, dado que lo que se pretende evitar es la entrada de motos y quads. Ya de entrada puedes comprobar que no es un sendero donde se permita la entrada de caballos. La idea me parece bien porque a ambos lados del sendero hay marismas y así puedes ver a muchos padres paseando con sus hijos sin el riesgo de que sufran un golpe inesperado por la estrechez del camino. Al poco de iniciar el sendero, separándote de la carretera pero yendo en dirección paralela a ella, pasas por el muro que se construyó para el estero de la salina Tres Amigos. A tu derecha las salinas y a la izquierda el estero, que es el nombre que recibe la porción de océano Atlántico tan cercana a la costa que determina la aparición de un ecosistema propia. Lugar donde existen especies vegetales y animales que no se dan en otro sitio. A la hora de comer pregunta por los productos del estero, te sorprenderás porque en ellos se basa la cocina tradicional gaditana. Al llegar a la desembocadura del río Arillo tienes la posibilidad de seguir de frente llegando a las ruinas de la Casa Salinera Dolores o girar a la izquierda para volver por el otro lado del muro del estero. Si no estás cansado te recomiendo que realices el recorrido completo, sigue de frente. Cuando llegues al final te encontrarás el muro de la salina San Félix, que te llevará al Molino de Río Arillo. Si estás interesado en conocer la industria salinera no te puedes perder este punto del recorrido, porque este molino era uno de los más grandes de España, con doce piedras de moler. Al regreso por esta ruta llegarás de nuevo a la bifurcación donde, ahora, tomarás a la izquierda. Allí pasarás por la otra parte del muro del estero, ya camino de vuelta hacia el mirador donde aparcaste. En esta zona se hallan las compuertas de marea, que regulan la cantidad de agua dentro de la marisma. Al final llegas a un par de miradores de aves. Poco más allá ya estás de regreso. Antes de irte de la zona te recomiendo que te pases por el Centro de Visitantes del Parque Natural. Está a apenas dos kilómetros, en dirección a la playa. Allí te pueden ofrecer cuanta información extra desees sobre el Parque y sus recursos, pero recuerda que sólo abren por la mañana.
Actividades en San Fernando y cerca
Tours y visitas guiadas
Autobús turístico de Cádiz
(6)
$577.16
Tours y visitas guiadas
Visita guiada por la Catedral y la Torre Tavira
(1)
$1,026.07
Tours y visitas guiadas
Tour por el Cádiz medieval
(3)
$961.94
Tours y visitas guiadas
Autobús turístico de Jerez de la Frontera
(1)
$545.10
Tours y visitas guiadas
Visita guiada por Jerez
(4)
$577.16
Tours y visitas guiadas
Paseo en barco por Sancti Petri
$384.77
Tours y visitas guiadas
Visita guiada por Arcos de la Frontera
(2)
$641.29
Tours y visitas guiadas
Tour privado por Cádiz ¡Tú eliges!
(1)
$2,885.81
Tours y visitas guiadas
Visita guiada por el Alcázar y Catedral de Jerez
(4)
$961.94
Tours y visitas guiadas
Ruta de Indias por Cádiz y El Puerto de Santa María
(1)
$480.97
Tours y visitas guiadas
Tour por el Cádiz de las Indias
(4)
$801.61
Inspírate con las mejores listas de la comunidad