Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde querés ir?
¿Te gusta San Fernando?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Estatuas en San Fernando

20 estatuas en San Fernando

Estatuas en San Fernando
Monumento al Marismeño
(3)
Una escultura muy pequeña, no merece la pena ir a verlo.
Estatuas en San Fernando
Sagrado Corazón de Jesús
(2)
Cada que vengo a San Fernando me paso a visitarlo.
Estatuas en San Fernando
Locomotora de Azucarera Española
(3)
Desde pequeña me dejaba entusiasmada, me trae recuerdos estupendos.
Estatuas en San Fernando
Monumento a Varela
(3)
Comete un error (¿malintencionado o desconocimiento?) cuando indica: "Este general compañero de Franco, a quien laureló con una medalla...". Si se refiere a la Laureada (de San Fernando) es FALSO. Este señor es bi-laureado durante el reinado de Alfonso XIII, no por Franco el dictador. La primera en los combates de Muires y Ruman, el 20 de septiembre de 1920. La segunda en combate en Adama 12 de mayo de 1921. ¿Y que es la Laureada? "Tiene por objeto "honrar el reconocido valor heroico y el muy distinguido, como virtudes que, con abnegación, inducen a acometer acciones excepcionales o extraordinarias, individuales o colectivas, siempre en servicio y beneficio de España"." La máxima condecoración del ejército español, la Laureada de San Fernando, concedidas a este militar por acciones de guerra en África, creo que son mas que merecedoras de un monumento, como a cualquier persona a la que se le otorgue. Calificar el monumento a un bi-laureado como un monumento a la guerra es como calificar uno a Alexander Fleming como un monumento a la enfermedad. En cuanto a la Plaza del Rey, su estructura, calificarla como antigua. Simplemente es que es antigua, como el resto del casco histórico y como sucede en todos los rincones de este país, es lo que tener tantos siglos de existencia. A mi me gusta, es grande, espaciosa y con cierta majestuosidad pero para gustos los colores.
Estatuas en San Fernando
Monumento a Camarón
(3)
No te pierdas la playa de La Caseria
Estatuas en San Fernando
Busto del Cura Pepe
(1)
San Fernando es una isla, para entrar en la ciudad hay que pasar sobre el puente nuevo. Al hacerlo puedes optar por seguir de frente hacia Cádiz o bien conocer San Fernando. Un dilema se te plantea al entrar en la ciudad donde nació la Constitución, si te diriges al centro urbano ves la ciudad moderna, la turística, llena de edificios barrocos. Pero si te diriges hacia la izquierda comienzas a pasar por barrios humildes, barrios marineros, pisos sin ornamentación exterior. Algo más adelante el barrio militar, donde siguen viviendo inmersos en su mundo particular. Pasamos por el coche por el mismo, viendo sus escuelas, sus clubes, su propia policía, sus centinelas. Bazán es un barrio de marineros y aquí estuvo el Cura Pepe, José Neira Prada, quien conquistó el corazón de todos por su carácter abierto y por entender la religión volcándose hacia los demás. Hasta tal punto este cura de talante generoso caló en el barrio que fue el propio barrio el que decidió ponerle una estatua y organizó su homenaje. Era una persona muy especial, que supo conectar con la sencillez de los vecinos, capaz de pasar de puntillas sobre los dogmas de la fe y de dar prioridad a la caridad antes que a la predicación. Se recuerda de él que ofició la boda de su propio hijo. El 2 de agosto de 2007 la Asociación de Vecinos inauguró su busto, delante de su iglesia obrera. Obra de Manuel Sánchez Raposo, isleño conocido por sus figuras de belenes y que se caracteriza por sus esculturas expresionistas.
Estatuas en San Fernando
Rotonda del Rulo
(3)
Tengo que confesar que cuando llegué a esta rotonda, confluencia de las avenidas Reyes Católicos y Cayetano Roldán, me quedé impresionado por la tozudez humana. Está en obras, se amplía la calzada para duplicar las vías de circulación entre la rotonda de La Ladrillera y la calle Poeta Jiménez Ayllón y esta rotonda a fin de conseguir crear dos nuevas paradas de autobuses para que los residentes puedan acceder directamente al itinerario San Fernando-Cádiz. Pero yo sabía que en esta zona ha estado desde siempre el campo de fútbol municipal, el Marqués de Varela, donde el San Fernando FC ha hecho vibrar tantas veces. Y dado que dicho campo fue trasladado en 1992 a otra zona entendía el sentir de los aficionados de que se le hiciera un homenaje en la zona al fútbol. Ya se propuso en la pasada campaña electoral, por parte de la Cyberpeña, y todos los partidos asumieron el proyecto de plasmar la figura de Luis Periñán lanzando un corner. Sobre el antiguo campo se ha creado una Plaza de Esculturas, con esculturas de diversos estilos, pero los políticos afirmaron que el lugar ideal para el homenaje al club local era esta rotonda. Así lo explicó Manuel Prado, delegado de Urbanismo, a las asociaciones de vecinos. Y, sin embargo, llego a la rotonda y han puesto un Rulo de Vapor, uno de esos artefactos que servían para empedrar caminos y calles a finales del siglo XIX. Que yo no digo que no tengo mérito esta herramienta pero, evidentemente y ante el clamor popular, no se entiende qué hace aquí. Posiblemente este rincón tenga que ser modificado próximamente porque no creo que los vecinos se conformen con este disparate.
Estatuas en San Fernando
La Atlántida
(1)
Es la escultura más llamativa de las que ocupan la Plaza de las Esculturas, en el solar donde antes se ubicaba el Campo de Deportes Municipal Marqués de Varela. Todas las estaturas se hallan en soportes dentro del estanque central de la plaza, siendo ésta la que se halla más cercana a la entrada. Su nombre real, según consta en la pena, es el de Atlantis Nesos que en griego antiguo era como se escribía la isla donde vivían los atlantes. Su autor es José Hermida, gaditano, profesor de Secundaria, licenciado en Bellas Artes y especializado en esculturas con grandes volúmenes, muy al estilo de Botero. Participó con esta obra en el Certamen Internacional de Esculturas Urbanas de San Fernando, ganándolo en el año 2007. Su obra, en bronce, posee un tamaño de 4 metros de largo por 2 metrosde alto y 2 netros de ancho. Representa a una mujer desnuda, con orejas de sátiro y sosteniendo tres anillos concentricos. Posiblemente sea una referencia a la Diosa Madre, la divinidad a la que adoraron las civilizaciones mediterráneas durante la protohistoria y hasta la llegada de los romanos prácticamente. Creencia popular que generó infinidad de estatuas desnudas con marcados rasgos de obesidad. El problema de ésta, así como de las otras estatuas en la Plaza de las Estatuas, es que los vecinos no han quedado convencidos por la originalidad minimalista de la Plaza y habrían preferido un logar más polivalente y tradicional. Eso unido al vandalismo de pintadas ha obligado a limpiar la Atlántida este mismo mes de agosto de 2010, situación que es previsible que tenga reiteradamente que repetirse mientras la Plaza de las Estatuas carezca de vigilancia.
Estatuas en San Fernando
Las Tres Culturas
(1)
En el solar donde hasta 1992 jugó el equipo local sus partidos de fútbol hay ahora una plaza minimalista con un gran estanque central adornado por diversas estatuas. Han concentrado aquí las ganadoras de los certamenes anuales internacionales de Esculturas Urbanas convocados por el ayuntamiento de San Fernando. Esta composición resulta una excepción a la regla, porque no ganó el certamen del año 2007 al que se presentó. Realizada por E. Rodríguez en este caso se quiso premiar no el trabajo técnico resultante sino la idea alegórica que expresa la escultura. Su nombre queda reflejado en la peana cuadrada de su base, que en sus otras tres caras hace alusión al mundo judío, cristiano y árabe. Mi hijo al leerlo me comentó que posiblemente escribió árabe y no musulmán porque esta palabra es mucho más larga. No creo que fuese por ello, porque cristiano también es largo, sino porque desde la distancia que da el tiempo entendemos como árabe todo el mundo musulmán que existió en el medievo en Andalucía, ya fuesen árabes, bereberes o de cualquier otra etnia. Durante mi formación escolar escuché una y otra vez que los cristianos reconquistaron la península sacándola del odio y del fanatismo musulmán. Ya son ganas de cambiar la historia porque precisamente los que llamamos años oscuros del medievo fueron los años de mayor esplendor y cultura de Andalucía. La estabilidad generada por la convivencia entre las culturas, salvando sus diferencias religiosas y costumbres de modo pacífico, provocó que Al-Andalus llegase a rivalizar con la propia Damasco, la sede del Califa. Fueron años en que la cultura creció a niveles inesperados, muy por encima de siglos posteriores cuando los reconquistadores aniquilaron las diferencias. El mito de las tres culturas, las tres patas de Andalucía, es algo más que un mito. Es la esencia de nuestras raíces, de nuestra gastronomía, de nuestro carácter, de nuestra cultura. La composición reúne tres elementos simbólicos de las tres culturas. La menorá judía o candelabro de siete brazos, cuyo brazo central representa al propio dios y los demás a las virtudes más importantes del hombre. La media luna musulmana, símbolo ya existente en el mundo preislámico y que éstos adoptaron. Y el símbolo cristiano, abarcándolo todo. Los tres forman un conjunto cerrado, de eterno movimiento y de estabilidad, sensaciones que ha querido transmitir el artista.
Estatuas en San Fernando
Busto de Blas Infante
(2)
En San Fernando hay muchas estatuas, muchos personajes célebres inmortalizados en bronce. Pero en su corazón verde, en el Parque donde se concentra su ocio y su deporte sólo hay una estatua, la del Padre de la Patria Andaluza. Se halla sobre la mitad del Parque, junto al Pabellón Deportivo, en una pequeña glorieta ajardinada. Hace pocos días pasamos por allí y tenía una corona de flores, fruto de su último homenaje. Sin embargo el ideario de Blas Infante tropieza con la utilización política de su figura. El que defendió la necesidad de la unidad de los andaluces debería de sentir sonrojo al comprobar cómo los homenajes que recibe en San Fernando están tan politizados. De hecho la última vez recibió dos homenajes simultáneos, en dos puntos distintos de la ciudad y quienes asistieron a uno rechazaron asistir al otro. Evidentemente no se puede sentir homenajeado con esos actos partidistas y cargados de mala intención. Por otro lado su busto es totalmente naturalista, con escasa expresividad. Reposa sobre un monolito blanco con cuatro caras que se abre en su base hacia cuatro hitos donde se han inscrito los nombres de las ocho provincias andaluzas. Es un buen sitio para reflexionar sobre la obra y el ideario de Blas Infante, pues el lugar es umbroso y tranquilo.
Estatuas en San Fernando
Monumento a Rafael Ortega
(2)
Frente al Centro Comercial San Fernando Plaza, el mayor centro de ocio provincial, se halla una pequeña rotonda que se ha utilizado para homenajear al heredero de Manolete, al torero isleño Rafael Ortega. Nacido en 1921 la crítica le considera como el As de la Espada, el mejor matador de toros jamás conocido y el heredero natural del Grande, con faenas memorables jamás igualdas por ningún otro matador. Murió en 1997, habiéndose tenido que retirar prematuramente por una cogida. Cinco años después, el 18 de noviembre del año 2002, se inauguró este Monumento al matador más grande de la historia local. Al acto asistió su viuda Josefa Camacho (más conocida como Pepita), el alcalde, toreros discípulos suyos y gran número de personalidades. Fue un acto solemne, con música y discursos de todo tipo. Pasado el tiempo queda su recuerdo en bronce, en este conjunto de toro y torero en la suerte suprema, su suerte, donde nadie ha sido capaz de igualarle, ni parecerse siquiera. Una obra a tamaño natural del sevillano Chiqui Díaz de Salteras. Es una composición que llama la atención por su fuerza, por su naturalismo. Unido eso a su tamaño parece como si el acto de la verdad en el toreo se estuviese produciendo allí mismo, sobre el redondo arenal que se ubica en el centro de la glorieta. Naturalismo y realismo a partes iguales, como homenaje a un torero único.
Estatuas en San Fernando
Monumento a San Juan Bosco
(1)
En la entrada de la ciudad de San Fernando, en la rotonda donde se ubica la Venta de Vargas se instaló este monumento el 21 de agosto de este año de 2010. Resulta, en principio, chocante su ubicación pues la entidad organizadora del acto fue la asociación de antiguos alumnos salesianos de un centro de formación profesional de otra ciudad. Realmente el Virgen del Carmen se halla en las proximidades de la zona conocida como Las Canteras, en Puerto Real, pero sus efectos se han dejado sentir en San Fernando más que en el propio Puerto Real. Y esto ha sido así porque este centro ha creado los profesionales de la marina y de los astilleros que han sido el motor económico de esta ciudad durante las últimas décadas. Al acto asistieron los representantes vecinales de las barriadas vecinas, bloques de piso de marineros y de trabajadores afines al mar que tanto deben a los oficios aprendidos con los salesianos. Ello explica el sentimiento popular en San Fernando hacia la labor salesiana. Los políticos asistentes fueron muchos, sobre todo del PP, junto con el actual alcalde Manuel María de Bernardo Foncubierta. El discurso correspondió al presidente de la asociación de antiguos alumnos salesianos, siendo acompañados por miembros de las asociaciones de vecinos Ronda del Estero, la Alegría y Triángulo de Cupimar, así como por representantes de la Federación local de Asociaciones de Vecinos y de la Federación Isleña de Peñas y Entidades. El autor del monumento es José Martín Lagares, nacido en La Palma del Condado, quien ha reproducido un esquema habitual en las estatuas de San Juan Bosco, siempre enseñando a un niño. Como materiales básicos ha utilizado poliéster y resina alcanzando la figura del santo una altura de 1.80 metros. En el pedestal se han colocado dos placas laterales con los escudos de San Fernando y de Puerto Real y una frontal agradeciendo el apoyo de astilleros.
Estatuas en San Fernando
Monumento al Marisquero
(4)
En el centro urbano de San Fernando se halla la Plaza del Rey. Es un lugar curioso por el fuerte contraste entre el monumento central de carácter militar, de gran tamaño y de líneas franquistas y una pequeña estatua, de apariencia modesta y sin pretensiones políticas ni ideológicas en una de las esquinas de la plaza. Cuando nos acercábamos en coche a la Plaza mi acompañante creyó que dicha estatua era realidad, que se trataba de un marisquero vendiendo su producto a los viandantes. Tal confusión honra a su autor, el isleño Antonio Mota, que pretendió hacer una obra realista y a tamaño natural de uno de los personajes más populares de la ciudad: El Cañailla. Allí está, en una esquina, mirando hacia quienes pasean por la calle Real, con un paquetito en la mano derecha y un canasto en la izquierda lleno de cangrejos europeos y de cañaillas. Sin ningún jardín alrededor, sin fuentes ni luces que lo ilumina, modestamente, como vivieron los profesionales de la marisma y el estero. El gentilicio de San Fernando es isleño, recordando que esto es una isla, la de León, pero a ellos les gusta llamarse cañaillas, un molusco de la zona con el que muchas familias sobrevivieron a los años en que la Armada abandonó parcialmente el municipio y la economía que en sus actividades se mantenía tuvo que buscar otras fuentes. Aún es posible hallar por las calles de San Fernando a los cañaillas. Hombres como el reflejado en la estatua, llenos de arrugas y de años, con sus canastos con lo obtenido en las marismas. La obra fue realizado en los talleres isleños de Antonio Mota en el año 2003, siendo ubicada en la Plaza del Rey en el 2006. Representa a un cañaílla, el oficio más representativo de la ciudad, aunque conservo como nombre del monumento el de Marisquero, porque así lo llama su propio autor.
Estatuas en San Fernando
Ancla de la Esperanza
(2)
Yendo hacia Cádiz la parte marinera de San Fernando queda a la derecha. Son barrios humildes, de pisos de cuatro o cinco plantas y escasos alicientes turísticos, salvo que tras ellos se encuentra una de las cosas más raras que haya visto nunca, un barrio militar dentro de una ciudad. En la calle de entrada unos letreros te indican que entras en zona militar, vigilada por la policía militar y por centinelas de la Armada. Pero antes, en la entrada de la barriada Bazán, junto al bloque número uno, se encuentra una rotonda donde en tiempos hubo un campo de fútbol de esos que todos hemos pateado de joven y donde las porterías se marcaban con piedras. Al asfaltarse dicho lugar ha nacido una rotonda, austera como ella misma, donde se ha colocado un ancla marinera en el centro. En realidad son dos anclas afrontadas que proceden de un barco de la Armada española. Este tipo de adornos es peculiar de Andalucía, pudiéndose ver anclas similares en Sevilla y Cádiz por ejemplo. En todos los casos se trata de un mensaje de esperanza, porque el ancla simboliza la estabilidad, lo permanente aún en tiempos de crisis. Naturalmente la estatua carece de autor, estando el resto de la rotonda formado por un lecho de rocas totalmente desordenado, expresando la tormenta. Las señales de tráfico afean la composición. El ancla es un elemento simbólico profundamente arraigado en el alma marinera de esta tierra. Abundan los negocios que adoptan como nombre el de Ancla, incluso hay una barriada así llamada. Para un marinero un ancla es lo máximo, su esperanza. Por eso aquí, en la entrada a los barrios marineros de San Fernando, es un ancla quien saluda al visitante, en un mensaje de esperanza.
Estatuas en San Fernando
Eolo
(1)
Escultura Eolo, ganadora del Certamen Internacional de Esculturas urbanas de San Fernando en el año 2005. Como el resto de ganadoras de este certamen se halla expuesta públicamente en la Plaza de las Estatuas, donde antes se ubicaba el Campo de Deportes Municipal Marqués de Varela. Es obra de Carlos Albert, nacido en Madrid en 1978, licenciado en Bellas Artes y poseedor del Diploma de Estudios Avanzados dentro del Doctorado de Bellas Artes. Se caracteriza por la bísqueda de las formas interiores, de la esencia de los objetos a los que retuerce forjando formas antinaturales. Artista minimalista como pocos, su Eolo mide tres metros de altura y está realizado en bronce. Carece de todo rasgo humano quedando reducido a su expresión de generar aire.
Estatuas en San Fernando
Monumento a La Lola
(2)
Se trata de un homenaje a un personaje mítico, salido a la luz en la obra "La Lola se va a los puertos" de los hermanos Machado que llevó al cine en 1947 Juan de Orduña. Se representa a una mujer joven, vestida con traje de faralaes y con un par de rosas en la mano. En la parte trasera del monolito un timón hace una referencia a su viaje. La literatura y el cine ha popularizado la tragedia de la mayor cantaora flamenca de aquellos tiempos, quien abandonó en barco su San Fernando natal para irse a vivir con su prometido en Sanlúcar de Barrameda. La figura es totalmente realista, en un gesto muy natural. Aunque el personaje es literario muy posiblemente los hermanos Machado se basasen en una historia real. Así al menos lo piensan por aquí, a quienes pregunté me afirmaron que vivió y que Dolores Pabla fue la mayor cantaora de su época.
Estatuas en San Fernando
Monumento a las Cortes de 1810
(2)
Ubicado en la plaza, frente a la Iglesia Mayor de San Pedro y San Pablo.
Estatuas en San Fernando
Monumento a Luis Álvarez Duarte
(1)
Luis Álvarez Duarte debe de ser muy anciano, cientos de años. ¿Cómo pudo hacer la imagen del cachorro? Hizo una copia de la Virgen del patrocinio, pero nunca pudo vivir en el año 1600. Un saludo.