MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde querés ir?
¿Te gusta Tübingen?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

De interés turístico en Tubinga

4 de interés turístico en Tübingen

De interés turístico en Tübingen
Platanenallee
Una increíble avenida de árboles, bicentenarios en su mayoría, que nos arropa mientras paseamos absortos junto a la orilla de uno de los ríos más románticos del sur de Alemania, el Neckar. Desde este frondoso paseo llamado Platanen por la especie de árbol que se asienta, el plátano de indias, se aprecia y disfruta el famoso y pintoresco "frente de Tubingen" con las casas de colores construidas sobre el antiguo muro de la ciudad en pleno medievo. La imagen más bucólica se divisa al mirar hacia la Torre de Hölderlin, afamado poeta romántico de la ciudad. Vayas por donde vayas y mires por donde mires, es imposible no caer en ese estado de romanticismo que tanto contaba el poeta. Tubingen es una ciudad bulliciosa, estudiantil, con mucho ambiente, pero en el Platanenallee se te olvida todo, solo te dejas mecer por la leva brisa del Neckar, por el color verde de las hojas y por el fotogénico y delirante frente mediaval de la ciudad. Un imprescindible en la ciudad y el mejor de los sitios para comenzar una ruta por el casco antiguo. La oficina de turismo se encuentra justo al inicio del paseo y allí podéis conseguir un práctico plano en castellano con la ruta sugerida y la explicación de los diferentes puntos emblemáticos del centro histórico.
De interés turístico en Tübingen
Tübinger Stift
(1)
Este antiguo Monasterio agustino y actual residencia estudiantil es uno de los lugares más especiales de Tubingen. A mi me ha emocionado encontrarme con el lugar donde estudiaron grandes pensadores como Hegel, Kepler o el mismísimo poeta romántico Hölderlin. Johannes Staupitz, mentor espiritual de Matin Luther trabajó aquí 1497-98. Se puede acceder al edificio de forma gratuita, una vez dentro disfrutas del silencioso claustro repleto de flores, pero sobre todo de historia, de filosofía, matemáticas y poesía... A partir de 1262 los Agustinos Ermitaños se instalaron a orillas del río Neckar en este gran edificio de cuatro alas. En el siglo XV empiezan las grandes restauraciones y con la llegada de la Reforma en Württemberg, en 1534-1535, el monasterio fue desmantelado. Yo me he dejado llevar por el espíritu de todos los grandes pensadores que pasaron por este lugar, y sin dudarlo, y a pesar de que Tubingan tiene rincones increíbles y bellísimos, me quedo con este. ¡Cuanto hubiera dado por compartir época con tanto personaje de nuestra historia científica y de pensamiento!! ;-)) Llegar caminando junto a las orillas del Neckar e ir descubriendo edificios y residencias con este nivel histórico y cultural es todo un premio para una viajera curiosa como yo!.
De interés turístico en Tübingen
Zwingel - Muralla de la ciudad
Si hay un sitio que identifique a Tubingen ese es su Zwingel, es decir el antiguo muro de la ciudad que discurre a orillas del Neckar y que da paso al centro histórico de la villa. Los restos de la antigua ciudad medieval se remontan al S. XIII y actualmente se convierte en uno de los puntos de encuentro de estudiantes y turistas. Un estrecho callejón te permite recorrer unos cuantos metros de los restos de la muralla y te lleva hasta los Neckarbad, lugar de baños públicos, con estrechas callejuelas pintorescas. El Zwingel constituye el famoso y apreciado "frente" de Tubingen, con sus casas multicolores donde destaca el pedestal de la Torre de defensa que actualmente es el museo Hölderlin, ya que aquí habitó el gran poeta romántico hasta su muerte en 1843. La bella imagen de esta antigua muralla, el río Neckar a sus pies, el sauce llorón que combina a la perfección con la casa del poeta, las barcas, todo, todo en este lugar, imprime una belleza plástica y romántica a la ciudad. El mejor lugar para fotografiarlo, desde el puente viejo muy próximo a la Oficina de Turismo!.
De interés turístico en Tübingen
Paseo en barca por el Neckar
(1)
Si se visita Tübingen, una de las cosas imprescindibles para hacer es un paseo en la típica barca "Stocherkahn" alrededor de la isla de Neckar, también conocida como Plantanenallee, que nos ofrece la vista sobre el pictórico frontal del Neckar con la Torre de Hölderlin, la imagen más conocida de la ciudad. Es la estampa romántica por excelencia de esta bulliciosa y ambientada ciudad estudiantil y la manera de hacerse a la idea de su rico patrimonio, ya que mientras paseas ves las maravillosas casas de madera y glabetes que identifican el casco antiguo. Además gracias al paseo descubrimos el restaurante al que luego fuimos a degustar los platos típicos, el Neckarmüller. Nosotros optamos por la barca de Dionysios un barquero griego que lleva más de veinte años en la ciudad haciendo las delicias de los tutistas y viajeros. Nosotros nos dejamos llevar por sus historias, anécdotas y simpatia ;-). Las Stocherkahn son a Tubingen lo que las góndolas a Venecia. Vengas solo, en grupo, con pareja, en familia..., hay que subirse y dejarse llevar por el romanticismo del delicioso río Neckar. El paseo nos costó unos 10€ a los dos.