¿Dónde querés ir?
Entrar
Mi perfil
Editar mi perfil
Cerrar sesión
Añadir experiencia
Publicar

Estación de trenes de Aguas Calientes, Machu Picchu

2 opiniones sobre Estación de trenes de Aguas Calientes, Machu Picchu

Desordenada, amontonada y, de tan fea,...

Desordenada, amontonada y, de tan fea, increíblemente pintoresca, Aguas Calientes -rebautizada, aunque nunca llamada Machu Picchu- no parece de verdad ni para siempre, sino el escenario de una novela.
Este es un pueblo comunicado con el resto del mundo sólo por el ferrocarril. Sí, menos la fruta y la verdura, que vienen desde las tierras cultivadas pegadas al Urubamba cargadas a las espaldas de los campesinos, todo llega desde Cusco en tren. Aguas Calientes creció sobre un remoto campamento minero hace ya unas décadas y ni su planta urbana ni su emplazamiento fueron jamás autorizados o planeados. Dónde pedir permiso y para qué, se habrá preguntado la gente, que aventurera o desamparada, y en gran mezcolanza, iba llegando y estableciéndose, atraída por el comercio que generaban los primeros viajeros a Machu Picchu. Así que el pueblo se fue haciendo a su antojo, alrededor de las vías del tren. Llegó un momento en que por allí no pudo continuar porque se hubiera caído al río, entonces comenzó a irse con su arquitectura elemental, ‘a medio terminar’, hasta donde la montaña y la selva lo dejaron avanzar.

Leer más
+3

Ver original
¿Conoces este lugar?
Ayuda a otros viajeros a descubrir con tu experiencia y tus fotos