Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde querés ir?
¿Te gusta Viena?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué hacer en Viena

807 colaboradores

299 lugares para visitar en Viena

Estatuas en Viena
Estatua de Johann Strauss
(3)
El Stadtpark es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad y se caracteriza por ser el parque donde se pueden encontrar más estatuas en Viena. Entre ellas, la más famosa es la de Johann Strauss. El monumento se compone de la figura dorada del artista, enmarcada por un conjunto de mármol con relieves realizado por Edmund Hellmer. Fue inaugurada el 21 de junio 1921. Debido a que suele haber mucha gente haciéndose fotografías, recomiendo ir muy pronto o a la hora de comer para poder pasear con tranquilidad. La estatua queda bastante cerca de la salida del metro (U4-Stadtpark).
2 actividades
Cementerios en Viena
Cementerio Central
(6)
El Zentralfriedhoff es el principal y más grande cementerio de Viena, que una vez estuvo localizado en las afueras de la ciudad, aislado, pero que con el crecimiento imparable de la urbe durante el periodo Habsburgo, se vio engullido por ella. Es necesario y recomendable tomar un transporte urbano para llegar hasta él, ya que debemos ahorrar fuerzas para recorrerlo, ya que es muy grande. Lo ideal es un tranvía, que nos deja en cualquiera de las entradas principales. Nosotros decidimos hacerlo de esta manera, y más concretamente en uno de los antiguos, de chapa y madera. Una experiencia única, en un día con un sol radiante y una temperatura "agradable". Pero entremos al recinto. Como un gigantesco jardín, que parece destacar más por su frondosa vegetación, aún en invierno, que por sus tumbas y lápidas, es visitado por todos los vieneses que necesitan un poco de paz y tranquilidad alejados de la bulliciosa y trepidante Viena. Los melómanos también disfrutamos sobremanera del camposanto porque, para presentar nuestros respetos, buscamos en primer lugar las tumbas de los auténticos genios inmortales como Schubert, Brahms, Beethoven o la familia Strauss que están inhumados en el Cementerio Central. Desde 1884, este lugar ha sido lugar de enterramiento de más de 3 millones de personas, con una capacidad actual de 300.000 tumbas, que lo han convertido en uno de los mayores de Europa. La tolerancia del pueblo austriaco ha permitido, que por lo menos en la muerte convivan las tumbas cristianas, con las ortodoxas ( hay tumbas de princesas rusas), judías, budistas ( Parque de la Quietud), islámicas y protestantes. Y es que para los vieneses, esto de la muerte no es el final, y por ello gustan, desde siempre de despedir a sus difuntos con toda clase de fastos que llaman " de primera clase", que incluye hasta bandas de música y que es lo que ellos denominan Schöne Leich. La relación tan grande de los vieneses con este recinto llega más allá de lo que imaginamos. Se me quedó la boca abierta ( por conceptos chocantes) cuando me contaron que en la época de la guerra los vieneses cultivaban verduras entre las tumbas y crecían abundantes y sabrosas....Sic transit gloria mundi.
1 actividad
Plazas en Viena
Plaza de México
(2)
Como reza en la placa de la plaza, "México fue el único país que protestó oficialmente ante la sociedad de Naciones por la violenta anexión de Austria a la Alemania nacionalsocialista". Y fue por esto por lo que se decidió erigir esta plaza bajo el nombre de Mexikoplatz. Se encuentra a orillas del Danubio, en la parada de metro Vorgaten Strase. Está justo, en la orilla de enfrente del edificio de Naciones Unidas de Viena. La placita, en sí, no es gran cosa, apenas unos 30 metros cuadrados, con sus banquitos y otros mobiliarios, pero lo que más llama la atención es la imponente catedral, de un estilo bastante peculiar y que recuerda mucho a esos castillos de juguete de Playmobil, con sus torres redondeadas y sillares casi perfectos. Se puede visitar prácticamente todos los días, pero los más destacado de la misma es su arquitectura exterior, casi intacta al paso del tiempo. Parece que está recién puesta en ese lugar. Desde el puente que cruza se pueden tomar bellas fotografías de la catedral con el río Danubio a sus pies. Ni mucho menos está en un lugar turístico, está bastante alejada del centro, pero no está mal cogerse el metro y darse una vueltecita por allí. Es, cuanto menos, interesante y diferente a otros monumentos que encontraréis en Viena.
Plazas en Viena
Michaelerplatz
(6)
Todo un compendio de formas, estilos y épocas, aparte de ser uno de los centros fundacionales de Viena; eso es Michaelerplatz. Para entenderlo miremos primero al suelo. Los restos de una casa romana y algunos fragmentos del primigenio Burgteather, nos contemplan desde abajo, aislados y bien conservados, justo en el medio de la plaza. Cronológicamente le sigue, a un lado de la plaza, la Michaelerkirche, durante mucho tiempo la iglesia parroquial de los emperadores y lugar de enterramiento de muchas personalidades de los siglos XV al XVIII, y que además se conservan de manera espectacular debido al frio ambiente del sótano de la iglesia que le confiere una temperatura y humedad constantes. Frente a ella, una de las puertas de entrada al Palacio de Hofburg, con las gigantescas composiciones escultóricas a sus dos lados, con la figura de Hércules como eje central. Y en el lado opuesto, lo que se consideró una ofensa al buen gusto y al emperador, la casa Loos. Este edificio de apartamentos, con cuatro pisos de vivienda sobre dos de negocios, se consideró en su momento el culmen de la modernidad, pero también de la fealdad, sobre todo por el emperador, que detestaba su simple fachada, sin adornos y vacía, por lo que ordenó parar la construcción hasta que el arquitecto prometiera adornarla con jardineras. Lo hizo en un principio, pero luego simplemente lo olvidó, por lo que el emperador ordenó cerrar para siempre las ventanas que daban a la casa. A mi me parece un edificio precioso, pero claro, en aquella época lo recargado era lo elegante y la pauta a seguir por todo arquitecto. Nunca llueve a gusto de todos, por eso esta plaza nos ofrece tanto donde elegir...
Museos en Viena
Museo Leopold
(7)
Si de algo tenía ganas de hacer en Viena, fue ver las obras de Egon Schiele que se exponian (gran parte de ellas) en el Leopold Museum junto a otras obras de su amigo Gustav Klimt.
1 actividad
Monumentos Históricos en Viena
Burgtheather
(3)
Es tan pequeño y coqueto que a veces pasa desapercibido a los ojos de los turistas y visitantes de Viena, y eso que está frente a dos colosos del gobierno de la ciudas y del país, como son el Parlamento y el Ayuntamiento, y que no se hunde entre otros edificios mayores. Pero claro, ante la grandiosidad y la fama del teatro de la ópera de Viena, eclipsa irremediablemente a esta joya cultural vienesa. El Teatro Imperial fue uno de los teatros más espléndidos de Europa y, después de La Comédie Française, es el teatro más antiguo. Además, fue uno de los primeros teatros europeos de habla alemana y el más grande entre ellos, convirtiéndose en el coliseo teatral favorito de la aristocracia durante el s.XIX. Actualmente, el Teatro Imperial, que sigue siendo el mayor teatro de habla alemana, presenta obras de teatro hablado de poetas clásicos y modernos, piezas experimentales y lecturas, todas ellas en alemán. Logramos entrar hasta el vestíbulo, decorado con frescos de Klimt, gracias a un intermedio en una obra teatral. Se respiraba cultura aún sin abrir la puerta....
1 actividad
Mercados en Viena
Mercado de Navidad - Christkindlmarkt
(9)
Si se visita Viena (Austria) entre noviembre y diciembre, no se puede perder uno los tradicionales mercados de navidad que recorren la ciudad. Hay varios, pero entre ellos destacan el de Schönbrunn (junto al famoso palacio), y, sobre todo, el situado en la Plaza del Ayuntamiento, el más céntrico de la ciudad (llegar allí es fácil, tanto en metro como en tranvía). En este mercado podemos encontrar puestos de todo tipo. Desde los dedicados a la típica decoración navideña, hasta los de dulces. Juguetes, libros, textil o cristal, son algunos otros productos que podéis encontrar (en la web se puede encontrar un listado). Para combatir el frío invernal, lo mejor es probar el típico Punsch (sin alcohol) o el Glühwein (aunque reconozco que a mí ninguno de los dos me llegó a gustar demasiado), y acompañarle de algún dulce. Es un buen lugar para perderse en la ciudad, sobre todo, por la tarde-noche, que es cuando todos los puestos están abiertos y hay más ambientillo.
Jardines en Viena
Burggarten
(6)
El Burggarten es uno de los parques más bonitos de la ciudad de Viena. Está situado detrás del palacio de Hofburg y en su interior encontramos un lugar lleno de rosas, con estatuas de grandes músicos como Strauss y muchos caminos para recorrer tranquilamente. También es habitual encontrar a artistas ambulantes. Fue construido donde estaba la antigua muralla de la ciudad, inaugurado en 1862 y es el primer parque público de Viena.
De interés cultural en Viena
Museumsquartier
(5)
Las ciudades europeas parecen querer concentrar su propuestas culturales en los mínimos kilómetros posibles (un ejemplo perfecto es el Triángulo del arte de Madrid que ha superado sus tres ángulos iniciales: Prado, Thyssen-Bornemisza y Reina Sofía y ha ampliado su oferta cultural con el Caixaforum y la Fundación Mapfre entre otros centros). En Viena esta tendencia llega a su extremo con este famoso Museumsquartier, el barrio de los museos. En el “MQ”, como lo llaman los vieneses, se pueden encontrar más de medio centenar de opciones para disfrutar del arte y la cultura contemporánea. Desde galerías pequeñas hasta enormes y deliciosas mecas del arte como el Leopold Museum, el MUMOK o la Kunsthall. Lo novedoso de este cultural barrio es que, además de museos y exposiciones, tienen un programa de actividades mucho más amplio que abarca el teatro, las citas literarias, desfiles de moda o conciertos. Además, cuenta con plazas para descansar y tomar algo. Lugares que son muy apreciados no solo por los turistas sino por los propios Por supuesto, hay entradas combinadas para los diferentes sitios que abaratan el precio y mensualmente publican sus actividades en la web para que cualquiera pueda planificar su visita a la ciudad.
3 actividades
Monumentos Históricos en Viena
Casa de las Mariposas
(4)
Un impresionante edificio acristalado que en su interior contiene una extensa colección de mariposas. Un lugar único en su interior con cientos de mariposas que viven en un entorno aclimatado perfecto para su habilitación al clima.
1 actividad
Parques de Atracciones en Viena
Parque de atracciones Wurstelprater
(3)
Se encuentra en Viena. Es el parque de atracciones mas antiguo del mundo .En el podemos relajar un rato, o mejor dicho, divertirnos todo lo que queremos. Allí podemos subir a la noria mas antigua de Europa, pasar por el túnel de miedo o subirnos a la montaña rusa (que no es recomendable para gente con vértigo). Lo que diferencia este parque de atracciones de otros es que no hay entrada. El visitante entra y en cada atracción que quiere probar tiene que pagar su entrada. Si no quiere subir a nada simplemente puede dar un paseo y tomarse algo en alguno de, los muchísimos bares y restaurantes que hay.
Museos en Viena
Albertina
(11)
Hasta mediados de enero podemos ver de nuevo a Miró. Es de los grandes del S. XX, quizá un poco olvidado, pero al final brillante surrealista, poeta, mediterráneo, colorista, vital, alegre. En el Albertina han conseguido recordarnos todo esto reuniéndolo en uno de los mejores museos de Europa. Para no perdérsela.
2 actividades
Plazas en Viena
Schwarzenbergplatz
(5)
Una de las plazas más bonitas de la ciudad de Viena sin ser de las más famosas de la ciudad. Se encuentra a la entrada de Karplatz, al final de la calle Renweg y muy cerca de los Jardines de Belvedere. No deja de ser una plaza más, eso sí, muy muy amplia, con una gran fuente en medio que en ocasiones iluminan con luces de colores, y un monumento en honor a los caídos en la guerra en el que suele haber casi permanentemente flores. La plaza es curiosa ya que está en medio de la calle, de una calle muy amplia, por la que van los coches, autobuses y tranvías, y, de repente, surge esta plaza, al mismo nivel, sin nada que la diferencie del resto de la calle más que el hecho de que no pasan coches. Dejando la fuente de espaldas, tenemos una preciosa imagen de primer anillo de la ciudad y, antes, una calle muy amplia donde termina la plaza que da sensación de grandeza y fuerza. Justo al lado está el Instituto Cervantes Español. Pese a no encontrarse en el típico tour vienés, es decir, por donde la catedral, las calles peatonales o el Parlamento, no esá muy aleada de esta zona y merece mucho la pena darse una vuelta por aquí, además, si se va a Karlplatz, no hay excusa que valga.
1 actividad
Museos en Viena
Estación de Karlsplatz
(5)
Encima de la estación Karlplatz, una de las más concurridas de Viena, encontramos estos dos monolitos de arte Secesión, creados por el genial y omnipresente Otto Wagner, que los terminó justo coincidiendo con el final del siglo XIX. La pena, es que si uno no se lleva aprendida la guía de Viena, o ya ha buscado referencias en Internet, se los puede pasar por alto, ya que de lejos no llaman la atención demasiado, ni por si forma ni por su color. Incluso se podría pensar que para los vieneses no tienen demasiada importancia, ya que incluso se demolieron y volvieron a erigir cuando se construyó la estaciòn de metro. Hoy, aquellos pabellones que fueron parte de la red de transporte público de la ciudad, son hoy una extensión del Museo de Viena, con una exposición permanente, en su interior sobre Otto Wagner en el Pabellón Oeste, donde los trenes paraban antes de camino a Hütteldorf. Los detalles decorativos convierten a los pabellones en el mejor ejemplo del Art Nouveau vienés. Metal y madera, fueron pintados de color verde manzana, el color emblema de la Stadtbahn. El dorado y el más fino mármol complementan la decoración exterior.
1 actividad
Iglesias en Viena
Iglesia de los Capuchinos
(4)
La minúscula iglesia dedicada a Santa María de los Ángeles, reformada a principios del siglo XX, siguiendo escrupulosamente los planos del siglo XVIII, permanece con su orgullo barroco, como una de los templos más recogidos y queridos por los habitantes de la capital vienesa. Hasta allí no llega el trasiego de las calles comerciales ni los gritos de los grupos de turistas que transitan hasta la Ópera o de vuelta a San Esteban. Antes de entrar, en la fachada, en un nicho a la izquierda, encontramos una estatua del capuchino Marco d'Aviano, impulsor de la defensa contra los turcos en 1683, una estatua a cielo abierto, por cierto. Dentro, sobrecoge más el silencio del templo que la riqueza más bien simplista de los altares y retablos. Parece como si los artistas hubieran cerrado un poco el grifo a la hora de llenar las paredes y techos. Por ello, la sencillez y el recogimiento del lugar nos predispone a entrar luego en la Gruta de los Zares, antiguamente guardada por los capuchinos.
Iglesias en Viena
Iglesia de San Pedro
(4)
Para los españoles católicos que vayáis a Viena, ésta es vuestra iglesia. Las razones son varias. Primero que nuestra lengua es la segunda oficial de la Iglesia después del Alemán y por tanto los folletos, misales, estampas y recordatorios están en español, aparte de actividades que organiza la comunidad. Segundo, porque en uno de los altares se encuentra el adoratorio de Escrivá de Balaguer. La iglesia en sí es una explosión descontrolada del barroco con evidentes toques rococós. Supuestamente inspirada en San Pedro de Roma, hasta aquí trajeron los restos de los primeros mártires que estaban enterrados en las catacumbas de la Ciudad Eterna. Por su parte, el techo es una abigarrada representación de la Asunción de la Virgen. Llena de detalles que no hay que dejar escapar, como los múltiples símbolos masones que adornan los retablos laterales, o la escultura de San Juan Nepomuceno, una recurrente imagen en las iglesias centroeuropeas. Es obligado sentarse y mirar con mucho detenimiento a nuestro alrededor, disfrutar del silencio y de las volutas de oro y mármol que nos envuelven.
De interés turístico en Viena
Torre del Río Danúbio
(5)
La Torre del Danubio (en alemán "Donauturm"), de 252m, es una de las 75 torres más altas del mundo. Tardaron 18 meses en construirla y la inauguraron en 1964. Está situada justo en el Donaupark. Por fuera se parece a nuestro Pirulí madrileño, pero por dentro es un restaurante GIRATORIO. Va dando vueltas despacito (no te mareas) para poder disfrutar de las vistas desde todos los ángulos. Se puede subir las 775 escaleras a pie, o bien tomar el ascensor que te llevará al mirador en SÓLO 35 segundos (a 170m de altura). ¡Tú eliges! El restaurante no es caro, aunque Viena tampoco es considerada una ciudad barata. Nosotros comimos allí, pero supongo que con las vistas 360º desde el mirador a 150m es suficiente. Asegúrate de que no está nublado, eso sí. El precio del ticket es de 7.40€ (niños de 6-14 años, 5.20€y se compra en la misma tienda de la torre, en la planta baja. NOTA: No dejan subir con carritos de bebé, lo tienes que aparcar en la puerta ¬¬
2 actividades
De interés cultural en Viena
Escuela Española de Equitación
(2)
La escuela española de equitación se encuentra en las inmediaciones de Hofburg, y actualmente se considera es el único lugar en el mundo que practica la equitación desde hace más de 430 años con la tradición renacentista de la "alta escuela". Aquí los visitantes podrán apreciar la escuela en sí misma, así como los establos y un variado museo de Lipizanos. Por la noche se ofrecen espectáculos de caballos verdaderamente únicos en Europa.
3 actividades