Disfrutá más de tus viajes
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde querés ir?
Entrar con Google +
Empezar a colaborar
¿Te gusta Monumento al Holocausto?
Compártelo con el mundo
¿Dónde querés ir?

Monumento al Holocausto

info
guardar
Guardado

129 opiniones sobre Monumento al Holocausto

13
Ver fotos de Roberto Gonzalez
13 fotos

El laberinto del recuerdo

Es curioso cómo un lugar puede parecer tan aislado, tan silencioso, tan emotivo aún estando en el pleno centro de una megaciudad como Berlín. Parece que el terreno donde se levantó hubiera estado ahí siempre, esperando ese momento de homenaje.

A dos pasos de la muy simbólica puerta de Brandenburgo, este gigantesco espacio que ocupa lo que en su tiempo fue una manzana ocupada por casas y palacetes, rompe la línea alta y horizontal que crean los edificios a su alrededor, lo que aumenta considerablemente el primer impacto visual.

No recomiendo contarlas porque creo que es un trabajo duro e innecesario, pero los 2711 bloques de hormigón de diferentes alturas, crean un laberinto no sólo físico sino también emocional en el que algunos visitantes juegan a perderse, otros reflexionan sobre el Holocausto Nazi y la mayoría se toma unas fotos que luego se perderán en la memoria.
Pero el monumento es más que eso. Planeado con minuciosidad y rediseñado en múltiples ocasiones ( el arquitecto tuvo 17 años para modificarlo en lo que se debatía en el gobierno la conveniencia o no de seguir recordando el genocidio), los grandes bloques que se levantan sobre un terreno ondulado que representa el duro camino que sufrieron los judíos durante el gobierno hitleriano, nos conducen por múltiples caminos donde brilla la cálida luz o la negra sombra nos hace sentir un frío de muerte y desesperación.

Permanecer un buen rato en el centro de este laberinto de hormigón puede llegar a desorientarnos, a confundirnos e incluso hacernos sentir claustrofobia...Y ese es el sentimiento que debió sentir el pueblo judío cuando sin un por qué, sin una razón se les llevó a la aniquilación más absoluta.

Bajo él encontramos una oficina de información donde se proyectan continuamente sobre las cuatro paredes los nombres y datos de los más de seis millones de judíos que sufrieron la persecución y muerte durante el Holocausto. Es imposible no sentir su agonía. Es necesario el recuerdo para que no vuelva a ocurrir.
Roberto Gonzalez
4
Ver fotos de casakika
4 fotos

En memoria de la barbarie

Pocos monumentos construidos en recuerdo de víctimas, trasmiten un sentimiento tan profundo como éste. Solemne y sobrecogedor, paseando por él te invade una intensa sensación de soledad. Situado en el centro de la ciudad, está compuesto por 2711 losas de hormigón que ocupan una superficie de 19.000 metros cuadrados. Las losas tienen distintas alturas y están diseñadas para crear una atmósfera incómoda y confusa.
casakika
5
Ver fotos de Ele Baños
5 fotos

Continente con contenido

En las últimas décadas, los museos se están dando cuenta de que para explicar la historia hay mejores formas que mostrar un mapa o exponer una maqueta. Si esta tendencia es cierta podríamos considerar a este museo uno de sus primeros y mejores exponentes en el mundo.

El Museo Judío abrió sus puertas en 1999 y desde entonces, muchos otros han seguido su ejemplo, tales como el Museo del Levantamiento de Varsovia (2004) o el Museo de la Paz de Hiroshima (2008). A todos ellos los podríamos considerar museos vivos, cuya propuesta arquitectónica es tan importante como lo que contienen y en los que el visitante debe salir con la sensación de haber “sentido” más que con la de haber “aprendido”. Se trata de museos interactivos, vivenciales en los que el visitante no puede conformarse con mirar, debe tocar, andar y escuchar.

En el Museo Judío de Berlín la arquitectura y sus cuidadas simbologías muestran y enseñan más sobre la situación de los judíos en Alemania que cualquier vídeo o fotografía de las que hasta entonces se habían expuesto.

Y es que los pasillos inclinados que hay que recorrer provocan la sensación de asfixia, inestabilidad y angustia que los judíos sintieron en esa Alemania que era para ellos un laberinto sin salida. Las grietas que cruzan la fachada parecen querer denunciar esa parte de la historia que dejó cicatrices reales en todo un pueblo. Penetrar en la Torre del Holocausto y encontrarse en una estrecha habitación a oscuras por la que sólo entra una débil luz por la parte superior crispa los nervios de cualquiera. Pasear sobre las caras de hierro que chirrían bajo nuestros pies es aterrador a la parte que inevitable… Pero si algo destaca en este museo por encima del resto es el vacío, la ausencia que todos esos judíos berlineses desaparecidos dejaron en la ciudad. De hecho, durante los primeros años este museo estuvo abierto al público completamente vacío, sin exhibir ninguno de los contenidos que años más tarde llenan sus salas y es que el propio edificio cuenta lo que ese museo quiere contar.

Tras una visita al Museo Judío de Berlín el visitante no sabe más sobre qué ocurrió con el pueblo judío pero sí intuye toda esa angustia y desesperación que ese período de la historia de Alemania provocó.
Ele Baños
2
Ver fotos de malclown
2 fotos

Tengo que avisar de que antes de visi...

Tengo que avisar de que antes de visitar este museo, porque es un museo bajo el monumento y además un museo espectacular, que de antemano sabía que es lo que iba a ver y no tanto lo que me iban a enseñar. El Monomento al Holocausto es el monopolio de los exterminios, me explicaré. Pensar que el Holocausto (ya de por sí apropiando el nombre propio de esta horrible faceta humana) judío ha sido el mayor o el único holocausto acontecido en la historia moderna es, a mí forma de entender la Historia, un error. Sabía que lejos de pretender denunciar las barbaries que se han llevado a cabo en nombre de la ideología o de la economía de guerra, el Monumento al Holocausto Judío iba a ser todo lo contrario. Y prefiero dejarlo ahí.

Por supuesto que abruma la experiencia, por supuesto que acalla todos los prejuicios visitar un lugar que tantas otras familias de víctimas han visitado, pero sinceramente no guardo un recuerdo de comunión de este lugar que recomiendo sin embargo a todo el mundo, porque es imposible arrancar la mitificación apocalíptica de un pasado aterrador (recomiendo ver "Nuit et brollard", que es una visión para hombres y mujeres de otros hombres y mujeres) que ha conseguido que sintamos ese apartado de la Historia como una segunda crucifixión colectiva y, a mi entender, difuminar todas aquellas matanzas hasta el día de hoy de gente que no venció al final (que son todas las demás).

No sé si me he explicado, pero esto es lo que puedo acercaros de este lugar.
malclown
Leer 10 más
Listo
7
Ver fotos de yosef herr newman
7 fotos

No hay que ser judío para sentir la s...

No hay que ser judío para sentir la soledad, el miedo, el vacío, la oscuridad, que se puede vivir cuando se te persigue para aniquilarte. Y este bosque de granito, gris y frio como lo es el sufrimiento, te engulle, te arrastra y quieres salir huyendo como debieron intentarlo millones. Lo único es que tú si puedes escapar, hasta puedes evitar entrar pero a quienes recuerdan estos bloques de la memoria, no pudieron. No lo dejaron. Berlín es una ciudad inmensamente vital, llena de esperanzas y bellezas y este monumento es el contrapeso, justo para que no vuelva a reproducirse este ignominia de la raza humana. Todos en homenaje que visitan Berlín, les invito a que el último día, le dediquen una hora o dos a este lugar y ya en el museo, entiendan la sinrazón de lo que sucedió. Aquellos que no quieren ni planteárselo, deberían reflexionar que la historia la construimos entre todos y una cosa que jamás debemos olvidar es nuestro pasado para no repetirlo. No todo es belleza en este mundo. Y en Berlin, ciudad bella por antonomasia, hasta esta parte de sombra le otorga la verdadera dimensión haciendo que todo ello se traduzca en inolvidable su visita.
yosef herr newman
3
Ver fotos de Raquel Márquez Naranjo
3 fotos

Monumento al holocausto

El memorial desde fuera impresiona pero desde dentro, cuando empiezas a pensar todo lo que simboliza esos pasillos que te envuelven y te llegas a perder entre ellos, despierta en ti un sentimiento escalofriante. Recomiendo perderse por el monumento a solas para dejarse llevar y reflexionar, por descontado después de haber entrado en el museo del memorial situado justo debajo de este.
Para entrar al museo tener el cuenta que los lunes no lo abren, y es totalmente gratuito excepto la audioguía (recomendada para vivir más interiorizada la visita); además pasareis un registro en la entrada.
En el museo encontrareis una parte de historia que os sitúa, seguido de una sala a oscuras muy emotiva con fragmentos de cartas reales de presos de campos de concentración o refugiados.
Le sigue un conjunto de historias de familias enterad recreando si vida anterior y posterior a la noche de los cristales rotos, y aunque larga, muy chocante sentimentalmente.
En definitiva, creo que este memorial fue una de las partes mas emotivas de Berlín en mi visita. Sin palabras.
Raquel Márquez Naranjo
2
Ver fotos de lamaga
2 fotos

Se nos hizo un poco tarde para entrar...

Se nos hizo un poco tarde para entrar a este museo, del cual mucha gente nos había comentado lo interesante que era. Diseñado por Kaniel Kibeskind, un arquitecto judeopolaco es uno de los mejores ejemplos de la imaginación arquitectónica en el siglo XX. En forma de estrella, todo en este museo sigue la filosofía de intentar ilustrar la historia de los judíos en Alemania y las repercusiones del Holocausto. Las largas y estrechas galerías con suelos inclinados y curvas en ziz zag quieren simbolizar los sentimientos de pérdida y abandono que ha sufrido el pueblo judío.

Aunque no os interese entrar es muy interesante acercarse a este edificio ¡con forma de estrella de David alargada! Un edificio fundamental para los amantes de la arquitectura moderna.

Un consejo: La zona donde se encuentra el museo es algo solitaria, conviene no alejarse por los callejones e intentar ir por las avenidas grandes, mejor iluminadas. Berlín es una ciudad muy segura, pero nosotras en la zona nos pasamos más de veinte minutos sin ver a más de cuatro personas por la calle...
lamaga
3
Ver fotos de Javi Villaverde
3 fotos

Concienciando a nuevas generaciones

Sensaciones encontradas. Supongo que todos percibimos de manera muy particular ciertos sentimientos a la hora de explicar que se siente en un lugar que recuerda una de las páginas más oscuras de nuestra historia. La experiencia no es agradable, es un lugar que invita a reflexionar en cuanto, hasta que punto, puede ser despreciable la condición humana.

El monumento, terminado en el año 2005 por el arquitecto estadounidense Peter Einsenman, es un extenso campo de monolitos de un apropiado color gris oscuro, de hasta dos metros de altura, que representan a los millones de personas asesinadas por el régimen nazi.

Me gusta la idea de que esté situado en el Unter den Linden, en pleno centro de Berlín, concienciando permanentemente a sus ciudadanos de que, hay ciertas cosas, que jamás deberían volver a repetirse.
Me parece ejemplar, y las comparaciones con otros muchos países resultan, en este caso, odiosas.
Javi Villaverde
3
Ver fotos de David Maldonado
3 fotos

Nos gustó

Situado justo al lado de la Puerta de Brandeburgo, es un monumento que no deja indiferente a nadie.

2.711 bloques de hormigón repartidos en 19.000 metros cuadrados de una superficie suavemente ondulada e inclinada que conforme te vas adentrando, te transmite una mayor sensación de agobio.
¿Nos gustó?

Pues la verdad es que sí, ya que al contrario a otros monumentos, este te transmite algo. Además es muy original, y lo más importante, la causa del mismo, que no es más que pedir perdón por una de las mayores atrocidades cometidas por la humanidad. Y si te faltan razones, ¡es gratis!

Si además quieres informarte, en uno de los extremos hay un punto de información subterráneo con exposiciones sobre las víctimas y lugares donde se llevaron a cabo las masacres.
David Maldonado
4
Ver fotos de guanche
4 fotos

Al lado de la plaza de parís se encue...

Al lado de la plaza de París se encuentra el memorial de los judíos de Europa asesinados durante la segunda guerra mundial. Es un terreno muy grande, de 19000 metros cuadrados, que contiene 2711 estelas de concreto de varios tamaños. La más alta hace casi cinco metros y la más pequeña 20 centímetros. Por debajo hay un centro de información.

La entrada es gratuita y los folletos están traducidos en español. Es interesante para entender lo que pasó en Alemania durante la segunda guerra mundial. Las fotos de las vistas aéreas de la manzana son impresionantes también. El hecho de que se haya realizado el proyecto en pleno centro de la ciudad nos da una idea de la importancia que tenía para el ayuntamiento conmemorar el holocausto.

Pensaba que sería un lugar triste pero al revés, la gente viene a jugar, se sienta a comer… es un lugar de vida.
guanche
1
Ver fotos de Mario Yáñez Aller
1 foto

Era una tarde oscura de marzo, lluvio...

Era una tarde oscura de Marzo, lluviosa y con esas nubes negras que auguran lo peor, todo está en silencio, y está anocheciendo. Piensas que es un monumento más, aunque diferente sólo por que puedes caminar por su interior; al principio te lo tomas como algo divertido, atípico... Pronto te sumerges en un laberinto de bloques de hormigón que te van sepultando paso a paso. La angustia por saber, que o quien habrá detrás del siguiente bloque da paso al nerviosismo y a la tensión. Te cruzas con desconocidos que vuelven a desaparecer instantáneamente, una sensación fugaz que te hace pensar en el agónico final de los millones de personas asesinadas por el nazismo, personas que sabían que en cualquier momento, detrás de uno de aquellos "bloques" aparecería la muerte. Fué mi primera vez en Berlín y la misma noche volvería para experimentar de nuevo aquella sensación, esta vez acusada por la agobiante falta de luz y el aún más silencioso entorno.
Mario Yáñez Aller
5
Ver fotos de Callejeros Viajeros
5 fotos

El monumento al holocausto de berlín ...

El monumento al holocausto de Berlín es una obra diseñada por el arquitecto Peter Eisenman y el ingeniero Buro Happold.

Tiene una superficie de 19.000 metros cuadrados, cubiertos por 2711 bloques de cemento, que se distribuyen formando una cuadrícula en un terreno con una ligera pendiente. Los bloques miden aproximadamente 2 metros de largo por por un metro de ancho y sus alturas varían entre los 2cm a los 4 metros.

Su construcción se inicio en 2003 y fue inaugurado el 10 de mayo de 2005, en el 70 aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial.
Callejeros Viajeros
2
Ver fotos de Marta Toribio
2 fotos

Holocaust-mahnmal

Este es el mayor monumento dedicado a las víctimas del Holocausto que hay en Berlín. Si bien es cierto que apenas encontramos información de la barbarie nazi en la capital alemana (escasos museos, a Hitler no se le menciona en apenas ningún sitio...), este lugar quiere recordar a las víctimas que murieron a manos de las SS.

Los cubículos recuerdan a las formas funerarias, y el lugar es algo incómodo para el que lo visita, no sólo por el significado que connota sino por la forma del lugar: estrechos pasillos infinitos, grises, con cuestas e irregulares... Un lugar singular pero imprescindible para aquellos que busquen conocer la historia de Berlín.
Marta Toribio
2
Ver fotos de Juan Pablo Ortiz Arechiga
2 fotos

Triste e histórico

Realmente es bastante abstracto el monumento para darte cuenta que significa a simple vista, no estoy seguro que deje claro el mensaje para el cual estaba planeado desde un principio.

Sin embargo no deja de ser digno de ver, son 19,000 metros cuadrados de terreno con 2,711 piedras acomodadas irregularmente, todo sobre una superficie con el suelo ondulado de tal forma que en ciertas partes las piedras apenas se levantan unos centímetros y en otros son el doble de tu altura.

En general da la idea de un cementerio, moderno eso si. Imprescindible visitarlo.
Juan Pablo Ortiz Arechiga
3
Ver fotos de Almudena
3 fotos

Se inauguró en mayo de 2005, es una o...

Se inauguró en Mayo de 2005, es una obra en memoria a los judíos asesinados en la II Guerra Mundial, fue proyectado por Peter Eisenman, y edificado en una superficie de 20.000 m2, son 2711 bloques de hormigón de distintas alturas y medidas, según Eisenman, esta obra que parece un laberinto, pretende reflejar la angustia y desorientación que sintieron los prisioneros de los campos de concentración nazi.
Almudena
Listo
Leer 10 más

Información Monumento al Holocausto

Teléfono de Monumento al Holocausto
49 30 26 39 43 36
49 30 26 39 43 36
Dirección de Monumento al Holocausto
Cora-Berliner-Straße 1
Cora-Berliner-Straße 1
ver más